La primera parte del Bayern en el Parque de los Príncipes fue para olvidar en el equipo alemán. El PSG, liderado por Neymar, Mbappé y Cavani, pasó por encima de los bávaros tras los primeros 45 minutos. En el descanso, Ancelotti decidió modificar de forma sensible el equipo.

James Rodríguez se quedó en el banquillo junto a Tolisso y ambos no salieron en la segunda mitad. En su lugar entraron Coman y Rudy. La apuesta del italiano le salió mal tras lo visto en París, algo que intentó mejorar en la segunda mitad pero ya con el marcador muy en contra.