Optimismo en el Barcelona ante la inminente firma de Leo Messi

ASTV

BARCELONA

Optimismo en el Barcelona ante la inminente firma de Leo Messi

El crack argentino ha aceptado ‘protocolarizar’ la renovación. El 26 de julio su padre, hermano y abogado firmaron por poderes.

Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona, respira tranquilo. Si no hay un cambio de guión inesperado, Lionel Messi firmará su contrato que le unirá con el Barça hasta 2021 en los próximos días, por lo que se cerrará una polémica que dura desde el 28 de julio. Fue entonces cuando el máximo dirigente del club afirmó que el argentino había firmado cuando realmente los que lo habían hecho eran su padre, su hermano y el director de la Fundación.

El padre del futbolista llegó a Barcelona para cerrar cuestiones personales y presenciar el acto protocolario que tanto esperan los culés desde hace tiempo.

Messi, que ha comenzado la temporada como un tiro (cinco goles en Liga y dos en Champions) ha esperado lo que él ha considerado oportuno para ‘entregar’ la fotografía al club, que anda revuelto conla idea del socio Agustí Benedito de seguir buscando firmas de socios para poder hacer real la moción de censura que ponga en peligro la continuidad de Bartomeu en la presidencia del Barça.

Cuatro días antes de su boda, el 26 de julio, el padre del jugador, el director de la Fundación Leo Messi y Rodrigo messi, hermano del futbolista, firmaron por poderes los tres contratos de renovación con el Barcelona: el laboral, el de imagen y el convenio de colaboración entre la fundación del jugador y la del club.

Esos poderes que otorgó Messi a sus representantes legales fueron temporales, ya que después de todo el lío que se generó en torno a su delito fiscal, no querían que se prolongaran más allá de la firma del contrato, pero falta la foto de Messi con el presidente Bartomeu que tranquilice a los socios.

Esa foto falta por dos motivos. Primero por una cuestión de agenda. Messi, tras la firma del contrato por parte de sus representantes legales se fue a Rosario a casarse y luego se fue de vacaciones y a su regreso tuvo la gira por Estados Unidos y luego un acto promocional (con Neymar, curiosamente) en Japón representando al club para oficializar el contrato de patrocinio con Rakuten, nuevo espónsor del club blaugrana.

Hasta aquí los problemas de agenda. Posteriormente, no se ha firmado porque a Messi no le ha apetecido ya que consideraba que no era el momento oportuno ante la salida de Neymar, la gestión en el mercado de fichajes y el momento social que vivía la entidad. Ahora, parece que con la llegada de su padre a Barcelona la situación se ha desbloqueado y el optimismo reina en las oficinas.

0 Comentarios

Mostrar