Maribor y Spartak, las cenicientas a por el tercer puesto

MARIBOR-SPARTAK

Maribor y Spartak, las cenicientas a por el tercer puesto

Entrenamiento del Maribor.

JURE MAKOVEC

AFP

Ambos son los equipos más débiles del Grupo E y aspiran a conseguir el billete que les clasifica a la Europa League.

Maribor y Spartak protagonizarán la teórica lucha por la tercera plaza y lo que conlleva, un billete para la Europa League. Son dos cenicientas para Liverpool y Sevilla, donde ambos aspiran a ser los líderes de uno de los grupos más asequibles que dio el sorteo. 

El Spartak de Moscú se presentaba como el rival más asequible. El curso pasado logró un título que no levantaba desde 2001, pero esta campaña ha tenido un comienzo delicado. Anda muy lejos de ser el bloque solvente que fue en la 2016-17. Es extraño al no haber mudado prácticamente nada su fisionomía. El artífice del renacer del Spartak durante la temporada anterior fue Massimo Carrera. La metodología del técnico italiano cuadró un conjunto disciplinado, paciente y con la voluntad de mandar siempre con el balón. Se organiza a través de un 4-2-3-1, convertible en 4-4-1-1 o 4-3-3 en función de lo que requiera el partido. Dos jugadores destacan en su plantilla por encima del resto. El mediocentro Glushakov,un box to box moderno, y el ágil extremo Quincy. Llegó cedido Pasalic, dubitativo todavía en su arranque, y aguarda a que el brasileño Luiz Adriano, empequeñecido en comparación con el delantero que fue en el Shakhtar, rescate su poder de finalización. Sus defectos más visibles se focalizan en la portería, donde Selikhov y Rebrov alternan sin ser un seguro ninguno de los dos.

Al igual que el Spartak, el Maribor es uno de los equipos más débiles en esta edición de la Liga de Campeones. Para el campeón de Eslovenia era una recompensa estar aquí al abrirse paso tras tres eliminatorias directas (Zrinjski, Hafnarfjördur y Hapoel Beer Sheva). Viler y Handanovic, primo del portero del Inter, fueron los protagonistas ante el conjunto israelí. El primero marcó el gol decisivo y el segundo realizó una parada milagrosa en el descuento que abotonó la clasificación. Por lo visto en las rondas preliminares no debería propagar preocupación alguna. Apenas se contemplan algunas virtudes en la zurda de Ahmedi, el golpeo de Viler, la llegada de Pihler y la experiencia del brasileño Tavares, desde 2008 en Eslovenia. El hijo de Zahovic, ahora lesionado, también es otro de sus hombres. Al centro de la defensa, formada por Racjevic y Suler, le queda grande la competición, así como al lateral derecho Milec. El Maribor se agarrará al factor emocional para reducir la notable distancia que le separa de sus rivales de grupo.

0 Comentarios

Mostrar