ATP Bastad
Henri Laaksonen LAA
-
Matteo Berrettini Matteo Berrettini
-
Diego Schwartzman Diego Schwartzman
-
Simone Bolelli Simone Bolelli
-
Fernando Verdasco Fernando Verdasco
-
Pedro Sousa Pedro Sousa
-
Thiago Monteiro Thiago Monteiro
-
Pablo Carreño Busta Pablo Carreño Busta
-
ATP Umag
Maximilian Marterer Maximilian Marterer
-
Laslo Djere Laslo Djere
-
Albert Ramos-Vinolas Albert Ramos-Vinolas
-
Dusan Lajovic Dusan Lajovic
-
Jiri Vesely Jiri Vesely
-
Marco Cecchinato Marco Cecchinato
-
Guido Pella Guido Pella
-
Aljaz Bedene Aljaz Bedene
-
ATP Newport
Adrian Mannarino Adrian Mannarino
-
Jordan Thompson Jordan Thompson
-
Nicolas Mahut Nicolas Mahut
-
Jason Jung Jason Jung
-
Marcel Granollers Marcel Granollers
-
Gilles Muller Gilles Muller
-
Tim Smyczek Tim Smyczek
-
Matthew Ebden Matthew Ebden
-
Steve Johnson Steve Johnson
-
Christian Harrison Christian Harrison
-
Denis Kudla Denis Kudla
-
Ramkumar Ramanathan Ramkumar Ramanathan
-
Dudi Sela Dudi Sela
-
Ivo Karlovic Ivo Karlovic
-
Vasek Pospisil Vasek Pospisil
-
Mischa Zverev Mischa Zverev
-
WTA Gstaad
Viktoria Kuzmova KUZ
-
Veronika Kudermetova KUD
-
Patty Schnyder SCH
-
Samantha Stosur STO
-
Alize Cornet COR
-
Conny Perrin PER
-
Mandy Minella MIN
-
Tereza Martincova MAR
-
Marketa Vondrousova VON
-
Elitsa Kostova KOS
-
Sara Sorribes Tormo SOR
-
Valentyna Ivakhnenko IVA
-
Mona Barthel BAR
-
Evgeniya Rodina ROD
-
Leonie Kung KUN
-
Johanna Larsson LAR
-
Stefanie Voegele VOE
-
Tamara Korpatsch KOR
-
WTA Bucarest
Irina Bara BAR
-
Polona Hercog HER
-
Pauline Parmentier PAR
-
Yafan Wang WAN
-
Tamara Zidansek ZID
-
Mihaela Buzarnescu BUZ
-
Anastasija Sevastova SEV
-
Arantxa Rus RUS
-
Estás leyendo

2.026 madridistas húngaros a tope con la Duodécima

REAL MADRID

2.026 madridistas húngaros a tope con la Duodécima

En Budapest gozaron con el 4-1 a la Juventus.

Llenaron un pabellón de hockey y la organización fue modélica. En Hungría aman al Real Madrid gracias al recuerdo de Puskas.

En Budapest, una ciudad maravillosa que casi alcanza los dos millones de habitantes junto al Danubio, disfrutó de una manera singular de la conquista de la Duodécima. Todo aconteció en el Pabellón de Hockey sobre Hielo de Tüskecsarnok. La organización fue modélica. Todos pasaron por el cordón policial. Por eso están contabilizados. “Ni uno más, ni uno menos”, comenta a AS el presidente de le Peña Madridista Húngara, Dévai Mark Sebastian.

Seguridad. Para evitar incidentes, todos los asistentes pasaron por un torno que garantizaba la validez de la entrada puesta a la venta “para evitar que viniesen de otros equipos. Esta fiesta era sólo para madridistas”. En Budapest el recuerdo de Férenc Puskas sigue muy presente y por eso no fue difícil llenar las gradas del estadio de hockey sobre hielo con la numerosa colonia de vikingos que hay en el país magiar.

El ambiente fue in crescendo a medida que avanzaba el partido. De la euforia del 0-1 de Cristiano a la preocupación del 1-1 de Mandzukic fue sólo un pequeño paso. Pero el segundo tiempo cambió todo. “En el descanso algunos apostaban por una prórroga y penaltis, como en la final de Milán, pero nuestro Madrid dio una exhibición que nos enloqueció a todos”, añade Dévai.

Los goles de Casemito y Cristiano espantaron los miedos y empezó la fiesta en la Avenida Hevesy György. Fuegos artificiales, gritos de “Siiiiiuuuuu” y hasta un cántico compartido en perfecto castellano: “¡Campeones, campeones!”. El pitido final destaó la locura. Un estadio con 2.026 húngaros (récord en una celebración de fútbol para un equipo no húngaro) vibraba por la conquista de la Duodécima. En Hungría ya nadie duda en la dicotomía Madrid-Barça. Es el Madridismo sin fronteras

0 Comentarios

Mostrar