Real Madrid y Juventus: ¿cómo han cambiado desde 1998?

REAL MADRID - JUVENTUS

Real Madrid y Juventus: ¿cómo han cambiado desde 1998?

Real Madrid y Juventus: ¿cómo han cambiado desde 1998?

El Madrid rompió una sequía de 32 años en la Copa de Europa y empezó a sumar de nuevo títulos europeos. La Juve se hundió en Segunda y resurgió.

Madrid

Real Madrid y Juventus disputaron el 20 de mayo de 1998 la final de la Champions League en el Amsterdam Arena de la capital holandesa. El 1-0 final, obra de Mijatovic, decantaría el partido para los blancos, que levantarían la Séptima tras más de tres décadas de sequía en el máximo torneo continental. El camino de ambos clubes sería bien distinto. Hasta ahora, que vuelven a verse las caras en Cardiff, con otra Champions en juego 19 años después. Analizamos qué fue de uno y otro club en este impás de casi dos décadas.

Real Madrid

El club blanco levantó la Sexta en 1966, imponiéndose al Partizán por 2-1. A partir de ahí vino una sequía de 32 años sin oler una Copa de Europa con sólo una final (en 1981, ante el Liverpool) como intento más cercano al éxito. El triunfo en Amsterdam para alzar la Séptima fue un descorche para el Madrid en términos de competitividad en Europa: de más de tres décadas de sequía se pasó a tres títulos en cinco ediciones. Al título de 1998 se sumaron otro en 2000 (3-0 al Valencia en París) y otro más en 2002 (2-1 frente al Bayer Leverkusen en Glasgow, voleón de Zidane incluido). En esa etapa se ganaron también dos Ligas y varios títulos menores. Era el Madrid de los Galácticos, con Raúl, Roberto Carlos, Figo, Zidane y Ronaldo a la cabeza.

La llegada de Beckham marcó el final de aquella generación, que murió de éxito y se pasó cuatro años sin levantar un título importante. La inestabilidad institucional acabó con la salida de Florentino Pérez y la llegada de Ramón Calderón (que igualmente tendría que dimitir por el caso de la Asamblea). Se ganaron dos Ligas consecutivas (2006-07 y 2007-08), pero en Europa el equipo perdió empuje: estuvo seis cursos consecutivos sin clasificarse para cuartos de final. Con la vuelta de Florentino, la llegada de una nueva serie de fichajes de relumbrón (Cristiano, Kaká, Benzema, Özil, Xabi Alonso, Di María...) y de la mano de Mourinho en el banquillo el Madrid recuperó el pulso en el Viejo Continente, encadenando tres semifinales seguidas, además de ganar una Liga con 100 puntos y una Copa de gran valor ante el mejor Barça de la historia.

Pero la Champions seguía lejana y ya volvía el ansia al club blanco, como lo había hecho en el 98. Doce años sin levantar la Copa de Europa eran muchos y en la 13-14, gracias al liderazgo tranquilo de Carlo Ancelotti y la madurez de una plantilla de gran talento, llegó la Décima. El Atlético amenazó hasta el minuto 93, pero Sergio Ramos apagó sus opciones y Lisboa proclamó campeón al Madrid con contundencia: 4-1. Dos años después volvieron a encontrarse los rivales y esta vez la suerte de los penaltis decidió; el Madrid, de nuevo, demostró el idilio que vive con la competición que él mismo ayudó a crear en los 50. El sábado el club merengue busca repetir título (no sucede desde el Milán de Sacchi, que ganó los títulos en la 88-89 y la 89-90) y reafirmar su mandato europeo con la Duodécima.

Juventus

La Juve llegó a aquella final con la vitola de clara favorita, pero el equipo italiano acabó desdibujado. Había sido campeón en 1996 y subcampeón en 1997. Tres finales seguidas, pero sólo un título para los bianconeri, que entonces tenían en Zidane a su principal estrella, rodeada por un buen séquito de jugadores: Inzaghi, Davids, Del Piero, Deschamps... El tropiezo de 1998 fue el inicio del fin para un clásico del fútbol europeo que fue perdiendo pujanza poco a poco. Se llevó los títulos de la Serie A 2001-02, 2002-03, 2004-05 y 2005-06, pero los dos últimos le fueron retirados tras el conocido como Moggigate o Calciopoli (escándalo de escuchas ilegales e influencia en la designación de árbitros dirigida por Luciano Moggi, director general del club juventino durante 12 años). La sentencia mandó al equipo a la Serie B y provocó la espantada de gran parte de sus estrellas: Cannavaro, Zambrotta, Thuram, Ibrahimovic... Buffon y Del Piero se quedaron para sacar al equipo del infierno de Segunda y se convirtieron en héroes incondicionales de la hinchada.

El periplo por la Serie B duró sólo un año: la Juventus fue campeona pese a partir con una sanción de -9 puntos. Regresó con fuerza a la Serie A y en la temporada 07-08 en tercer lugar, por lo que se ganó su retorno a la Champions League. No volvería a ser campeona de Italia hasta la 2011-12; desde ahí no ha soltado el mando, con seis títulos de Serie A consecutivos. Pero en Europa le costó recomponer su grandeza: entre la 2008-09 y la 2013-14 no participó en dos ediciones, se quedó fuera tras la fase de grupos en otras dos y su mejor resultado fueron los cuartos de final de la 2012-13. Todo cambió en la 2014-15, en un equipo creado por Conte y mejorado por Allegri con Morata, Vidal, Pogba, Tévez o Buffon como estrellas. La Juve dejó fuera al Real Madrid, vigente campeón, en semifinales, y sólo cedió en la final ante el Barça de Luis Enrique y la MSN.

El año pasado se quedó fuera en octavos de manera milagrosa ante el Bayern de Pep Guardiola, pero ya se percibía a una Juventus pujante en Europa, algo que se ha confirmado este curso con su segunda final en tres campañas. Buscará en Cardiff alterar su historia fatídica en las finales: ha jugado ocho y sólo se impuso en dos.

0 Comentarios

Normas Mostrar