• 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Barcelona

8' Messi

10' Juan Rodríguez (p.p.)

26' Luis Suárez

48' Alcácer

45' Neymar

45' Sale Luis Suárez entra Alcácer

60' Sale Messi entra André Gomes

65' Neymar

73' Sale Rafinha entra Sergi Roberto

86' Rakitic

Sporting

20' Carlos

23' Burgui

44' Carlos

45' Sale Douglas entra Victor Rodriguez

54' Juan Rodríguez

58' Sale Burgui entra Isma López

75' Sale Sergio Álvarez entra Vesga

BARCELONA 6 - SPORTING 1

El Barça golea descansando y arrebata el liderato al Madrid

Barre a un flojo Sporting en un ensayo general con el 3-4-3 que utilizará ante el PSG. Messi, Suárez, Neymar, Alcácer, Rakitic y Juan Rodríguez (propia puerta) hicieron los goles.

0

Sigue el Barça sumando puntos y goles a base de un juego confuso y tan impredecible como su técnico, que tras aplastar al Sporting por 6-1 se presentó en la sala de prensa para anunciar su adiós al Barça a final de temporada. En esos momentos, se consumaba en Madrid el empate del Real, que cedía el liderato al equipo blaugrana, que tiene un partido más que los blancos. El golpe de teatro de la noche fue de los que hacen época.

Antes de que se desbocaran los acontecimientos llegó al Camp Nou un Sporting de servicios mínimos pensando más en el partido del próximo domingo ante el Deportivo que en pescar algo a pesar de un paisaje desierto que apenas congregó en el Camp Nou a media entrada. El conjunto blaugrana, por tanto, se regaló un partido en el que goleó por 6-1 al equipo asturiano sin sobresaltos mientras alternaba ensayos y descansos. La bomba, llegaría luego.

Parecía una noche de lo más plácida y acabó siendo un partido para la historia por lo que pasó luego en la sala de prensa. Antes de que Luis Enrique parara las máquinas de todos los diarios, la velada discurrió como hace tiempo se escenificaban los partidos de entrenamiento entre semana. Esos encuentros que servían para rodar sistemas y jugadores. A favor de Luis Enrique se puede decir que todo le salió como esperaba: Messi volvió a marcar y pudo descansar, Suárez, lo mismo; Neymar rompió su gafe ante la red con un golazo de falta y Paco Alcácer tardó cinco minutos en ver puerta tras ingresar en el campo.

¿Quiere eso decir que el Barça es otro? A lo mejor, como diría el pletórico. El partido ante los asturianos tiene más resultado que juego, pero es un reconstituyente que, como las espinacas, ayuda a crecer, aunque cuando se consuman no sepan a nada. Podríamos decir que ayer, el Barça se tomó un buen plato de verdura que para los optimistas viene a ser el último paso antes de volver al filete y para los pesimistas, más dieta insulsa.

Frente a un Sporting que reservó muchos titulares de inicio y que a medida que fue encajando goles retiró del campo a piezas clave, el Barcelona se impuso por inercia. Y aún así, los de Rubi en la primera parte tuvieron momentos en los que evidenciaron algunas carencias que el Barcelona debería resolver con urgencia. La primera afecta al centro del campo. Busquets volvió a mostrarse lejos de su mejor forma, Rakitic progresa lentamente y Umtiti se mostró demasiado desconectado en el tanto visitante.

Nada grave ante un rival como el Sporting, al que el partido se le hizo tan largo como innecesario. Dimitieron los de Rubi tras dos errores muy groseros en defensa que les costaron dos goles en 11 minutos. Uno de Messi que elevó el balón de cabeza ante la salida del portero y otro en propia puerta de Rodríguez. El despiste defensivo de Busquets que propició el 1-2 fue un espejismo que Suárez, con una volea de museo, conjuró antes del descanso. Todo volvía a su sitio. Con el partido decidido y ambos equipos pensando en futuros compromisos el Barcelona exageró su dominio. Alcácer, tras salir en la media parte marcó el 4-1, Neymar, tras haber fallado un uno contra uno en la primera parte, marcó un gran gol de falta que supuso el 5-1 y Rakitic, que claramente fue de menos a más, consiguió un 6-1 que sería el marcador que valdría un milagro en la Champions ante el PSG. Pero el paisaje de cara al futuro ya es otro. Luis Enrique y el liderato lo han cambiado todo.