Uno a uno del Barça: una humillación sin supervivientes

PSG 4-BARCELONA 0

Uno a uno del Barça: una humillación sin supervivientes

Messi perdió el balón del 2-0, el centro del campo naufragó y Luis Enrique cayó en las trampas tácticas de Emery hasta el desastre final.

No hubo sorpresas en el once de Luis Enrique. Iniesta volvió al once como buen partido grande que era y André Gomes ha tomado ventaja definitivamente respecto a Rakitic. El portugués fue un fiasco. Este fue el uno por uno de un Barça mal dirigido tácticamente por no saber leer en la primera parte la posición clave de Di María e incapaz de obtener respuestas. El uno por uno, normalmente dedicado a jugadores, debe empezar por él.

Luis Enrique: Máximo responsable del desastre como le gusta destacar a él mismo en sus comparecencias públicas. Emery le colocó a Di María en la mediapunta. Así dejó el carril libre a Meunier para empezar. Y llenó de jugadores la parte izquierda del ataque para hacer superioridades ante Sergi Roberto.

Ter Stegen: Hizo una parada excelente a Matuidi nada más empezar. Parecía bien puesto en el partido. Vendido en los goles, de los que menos responsabilidad tuvo.

Sergi Roberto: Draxler fue una pesadilla para él pero ni André Gomes ni Piqué le acompañaron. Normalmente es el señalado. Hoy le acompañan muchos.

Piqué: Inseguro. Quería meterse en el partido pero le costaba. Demasiados sitios para acudir. Se le vino encima un tsunami. Superado.

Umtiti: Falta de bulto a Draxler en la jugada del 1-0. También víctima del naufragio del centro del campo del Barça.

Jordi Alba: Nervioso como cuando se ve superado. No tenía par porque Di María se iba al centro y recibía de lejos a Meunier. Como el resto de la defensa sufrió porque desde el medio y desde la delantera nadie le ayudó.

Busquets: Muy lento. Demasiados pocos minutos después de la lesión. Le pasaban como aviones los jugadores del PSG. Duele verlo así pero sufrió muchísimo.

André Gomes: Un fiasco. Falló un gol cantado pero lo que más exaspera de él es su frialdad. Jugador si la sangre ni la actitud necesaria para afrontar partidos así. Señalado, pero como el resto.

Messi: Tuvo una pérdida poco aceptable en él, empeñado en conducir casi andando un balón ante Rabiot. No tenía toque ni ánimo. Perdido, no fue el jugador que se esperaba de una gran noche. Naufragó entre líneas y el Barça echó de menos que diera un golpe en la mesa y fuera líder.

Suárez: Jugador con orgullo, le duele perder. Pero, sencillamente, fue superado por Marquinhos y, sobre todo, Kimpembe, una aparición fenomenal. Impotente y sin recursos futbolísticos.

Neymar: Su primera aparición en el partido fue centelleante. Provocó la amarilla de Rabiot. Le tocaron y se fue a la banda. Fue la jugada de la falta del 1-0. Fue el único jugador al nivel físico de los jugadores del PSG pero eso no bastó. Meunier lo contuvo bien. Llevó peligro pero no dinamita. Ha perdido instinto asesino.

En la segunda parte comparecieron Rafinha y Rakitic, ya con el partido roto. Los dos presentaron algo de más combate al centro del campo del PSG pero para entonces ya estaba roto.

Sigue el partido de vuelta de octavos de final de Champions League entre Barcelona-PSG.

0 Comentarios

Normas Mostrar