Benítez y el Newcastle, enfrentados por los fichajes

INGLATERRA

Benítez y el Newcastle, enfrentados por los fichajes

Benítez y el Newcastle, enfrentados por los fichajes

REUTERS

El entrenador español siente que el propietario se está metiendo demasiado en su trabajo al pretender fichar futbolistas para después sacar dinero.

El papel de Rafa Benítez está resultado vital para que el Newcastle se encuentre a las puertas de regresar a la Premier League a la primera oportunidad después de que el año pasado descendiera de categoría.

En estos momentos es líder de la Championship con un punto más que el segundo (Brighton) y siete más que el tercero (puesto que marca el play off de ascenso). A pesar del buen nivel, el exentrenador del Real Madrid quiere algún refuerzo para este mercado invernal, pero su relación con el conocido dueño del Newcastle no atraviesa el mejor momento por culpa de la política de fichajes.

El entrenador español es conocido por su amor por la cantera y por su trabajo para mejorar a los jóvenes sin pensar en su venta en el futuro. Mientras que el propietario Mike Ashley es partidario de una modelo centrado en la compra de jugadores jóvenes, pero con la intención de sacar la mayor cantidad de dinero después con ellos gracias a sus traspasos.

Benítez no oculta que sus deseos en el mercado de fichajes no son trasmitidos directamente al multimillonario dueño del Newcastle y es el director deportivo el que recoge sus peticiones.

La relación entre entrenador y presidente se ha erosionado en las últimas semanas por culpa de los fichajes. Concretamente por culpa de Tom Cairney. El jugador del Fulham es un capricho de Ashley, pero Benítez cree que su precio (unos 20 millones de libras) es demasiado caro para lo que puede aportar. “No me molesta si el jugador que venga tiene 21, 22 ó 30 años. Lo primero para mí es si es suficientemente bueno. Si el nombre está en la lista de pretendientes vamos a por él. Y si no puede venir buscaremos soluciones”, dice Benítez.

Pero aprovecha para lanzar una advertencia al mandatario. “El club no puede firmar a nadie sin que yo lo apruebe, pero usted no siempre consigue lo que desea. Es difícil, especialmente en enero”.

Benítez es claro cuando explica qué es lo que quiere para terminar de tener el equipo perfecto. “Si veo un jugador de 32 años que me guste intentaré ficharle, pero no estoy buscando jugadores de esa edad. Aunque algunos futbolistas de esa edad te pueden dar experiencia y no lo vería como un problema”.

Pero el madrileño ya empieza a oler cosas que le desagradan en el Newcastle. Siempre ha sido un entrenador que ha pedido total libertad para hacer y deshacer sus equipos y Ashley parece inmiscuirse demasiado últimamente. “Mi opinión es que si tienen un buen entrenador debe dejarle asumir la responsabilidad. Si tienes un director técnico, él puede ayudar mucho. Pero el problema es cuando los propietarios se ponen en medio y eligen entre el técnico y el director deportivo”.

Cuando le preguntan sobre el control que tiene actualmente en el Newcastle no es claro: “No cambia nada. Es una pregunta difícil. La gente piensa que quiero contratar a jugadores mayores, pero tenemos uno de los equipos más jóvenes. Me gusta firmar a futbolistas jóvenes para que se desarrollen y mejoren”.

0 Comentarios

Normas Mostrar