Competición
  • Champions League
  • Hoy en As

RAYO VALLECANO

Javi Guerra: "Fue un gol de fe y esta victoria nos da la vida"

Lleva dos jornadas marcando y puso punto y final a la maldición del Rayo a domicilio (447 días sin ganar). Ya piensa en el Levante: "Esperamos que esto sea un punto de inflexión".

Marcó a Alcorcón y Nástic, poniendo así punto y final a la maldición del Rayo a domicilio. Afila las uñas pensando en el Levante.
Txema Morera

Javi Guerra rompió la maldición del Rayo a domicilio. Su gol al Nàstic sirvió para que los franjirrojos sumaran su primer triunfo como visitantes del curso (el sambenito del peor fuera de casa recae ahora en el Alcorcón) y para dejar atrás 447 días sin ganar lejos de Vallecas. El delantero marcó por segunda jornada consecutiva y además, ironías de la vida, suyo había sido el tanto de la última victoria rayista a domicilio (20-09-2015, Las Palmas) hasta la visita al Nou Estadi. "Ha sido un gol de fe. Fue una jugada rápida y no me lo esperaba cuando vi el balón dentro. Estamos muy felices. Esa victoria nos da la vida. Necesitábamos ganar fuera para coger moral, liberarnos", confesó el malagueño a la web oficial.

Ya empieza a notarse el 'efecto Baraja' y es que su Rayo ha sumado siete puntos de doce posibles: dos victorias (Alcorcón y Nàstic), un empate (Huesca) y una derrota (Lugo). Además, ha encadenado dos porterías a cero. Con Gazzaniga bajo palos y Quini, Dorado, Zé Castro y Rat en defensa, los franjirrojos han encontrado el equilibrio que andaban buscando atrás. "A partir de no haber encajado, el equipo está creciendo y esperamos que con las dos victorias seguidas cojamos moral y confianza. Podemos mejorar", explicó Guerra.

Otra de las novedades del Rayo de Baraja es el esquema y esa apuesta de los dos delanteros ha servido para que Guerra se reencontrara con el gol: mojó ante el Alcorcón 73 días después de su última diana al Getafe. Ese cambio de tendencia en cuanto a resultados será también una buena inyección de moral para preparar el partido frente al líder del miércoles. "Esperamos que sea un punto de inflexión. Es un partido complicado contra el Levante. La afición merecía las victorias. El inicio de Liga no ha sido como se esperaba, pero estamos haciendo todo lo posible para cambiar la situación", esgrimió el delantero, que ya afila sus uñas para dar un nuevo zarpazo en el Ciutat.