REAL MADRID

La exhibición de Isco: 7 robos, 91% de acierto en pases...

El malagueño hizo uno de sus mejores partidos como jugador del Madrid en la despedida liguera del equipo blanco en el Vicente Calderón. Estos son sus increíbles números.
Real Madrid-Deportivo: LaLiga

El último derbi liguero en el Vicente Calderón quedará para siempre en las retinas del madridismo como el partido del 'hat-trick' de Cristiano Ronaldo en la exhibición de Isco. El malagueño fue dueño y señor del partido y quiso despedir con un gran homenaje al fútbol los 50 años de historia de los derbis que se han vivido en el estadio de la ribera del Manzanares.

Las bajas en el medio del campo de Casemiro y Kroos le abrieron a Isco las puertas de la titularidad. Eso unido a la salida inicial de Lucas Vázquez, en detrimento de un recién recuperado Benzema, permitió a Zidane cambiar el dibujo y darle más protagonismo al malagueño. Normalmente, la participación de la BBC obliga a Isco a atrasar su posición y ponerse el mono de trabajo pero con Lucas Vázquez, que entre sus muchas virtudes destaca la de su solidaridad defensiva, Zidane colocó al '22' blanco en la posición en la que siempre ha despuntado más: la mediapunta.

"Llevábamos toda la semana preparando este sistema", dijo Isco al terminar el partido. Se notó. Con Lucas Vázquez en la derecha y Bale en la izquierda, Isco se colocó por detrás de Cristiano y dio un certamen espectacular digno de un partido histórico.

Logró un 91,7% de acierto en el pase, el segundo con mejor porcentaje tras Nacho. Sólo falló cuatro en todo el partido (44/48). A diferencia de Nacho, Isco hizo esos números en una zona donde es más fácil perder el balón. Hizo 26 pases en campo contrario (79,% de acierto). El más importante fue el que le puso a Bale para que este comenzara una galopada con Juanfran que terminó en el tercer gol de Cristiano.

Pero a pesar de su recital de pases y de regates (se permitió el lujo de hacer varios sombreros en la primera parte), Isco no olvidó los trabajos de minería que ha ido practicando día sí y día también en el resto de los partidos que ha jugado en el Madrid esta temporada. Robó siete balones en 79 minutos, el segundo en este apartado tras Modric, que birló 9 en 90. 

 "Jugando ahí es donde me siento más cómodo pero no quiero poner eso de excusa", concluía Isco tras su grandísimo partido, probablemente el mejor desde que juega en el Madrid