FRANCIA

Zubizarreta llega a Marsella: sus grandes éxitos y fracasos

El exguardameta ya es oficialmente el nuevo director deportivo del Olympique de Marsella. En el Barcelona llevó a cabo grandes fichajes y otros que no triunfaron.

Zubizarreta llega a Marsella: sus grandes éxitos y fracasos
AS

Barcelona-Granada en directo

Andoni Zubizarreta se ha convertido de forma oficial en el nuevo director deportivo del Olympique de Marsella. El vitoriano llevará a cabo una función que ya realizó en el Barcelona entre julio de 2010 y enero de 2015. Durante esos casi cinco años y medio cosechó grandes éxitos en forma de fichajes y otros claros fracasos. 

Entre sus éxitos se encuentran:

Neymar es uno de los fichajes más misteriosos de los últimos años. La cifra del traspaso llevada a cabo en 2013 es una incógnita y cada vez parece que los números aumentan, aunque el jugador de 24 años ya compite por estar entre los tres mejores del mundo y aspira a tomar el testigo de Messi cuando la edad haga mella en el argentino. 

Neymar en su presentación con el Barcelona.

Luis Suárez finalizó la pasada Liga con 40 goles en la competición. El Bota de Oro del pasado curso se adaptó a la perfección a Messi y Neymar y pese a un inicio complicado no ha parado de ver puerta desde que rompió el 'maleficio inicial'. Llegó al Barcelona en 2014 por 80 millones de euros. 

Jordi Alba llegó al Barcelona en el verano de 2012 por 14 millones. El director deportivo quiso adelantarse al resto de competidores e incorporar al lateral izquierdo antes de que disputase la Eurocopa, torneo donde se coronó y en el que acabó marcando un gol en la final contra Italia asistido por Xavi. 

Jordi Alba junto a Bartomeu y Zubizarreta.

Javier Mascherano fue una de sus primeras incorporaciones en el cargo. Llegó en 2010 procedente del Liverpool a cambio de 20 millones y aunque no era la idea inicial se asentó como el central que llevaba buscando el equipo blaugrana durante años. Desde el adiós de Puyol ha sido el principal acompañante de Piqué. 

Rakitic reforzó el centro del campo del Barcelona por sólo 18 millones. Parecía que su futuro estaba cercano al Atlético, pero finalmente en 2014 se vistió de blaugrana. Se convirtió en pieza básica y aportó calidad, llegada, gol y trabajo. 

Rakitic en su presentación.

En el mismo año que el croata y de Luis Suárez se produjo la incorporación de Bravo y Ter Stegen para cubrir la salida de la que culparon a Zubizarreta. Entre los dos guardametas el Barcelona gastó 25 millones y el chileno brilló en Liga mientras que el alemán se afianzó en la Champions y en Copa del Rey. 

Marc-Andre ter Stegen.

Sus grandes fracasos son:

Alex Song reforzó el centro del campo en 2012 por 19 millones en 2012. La reconversión de Mascherano a central obligaba a buscar un pivote que diese descanso a Busquets, pero el camerunés no cumplió los requisitos. Tras varias cesiones salió el verano pasado con la carta de libertad. 

Alex Song.

Vermaelen fichó por el club blaugrana por 19 millones igual que Song y también procedente del Arsenal. Ha vivido un calvario de lesiones y jugó 21 partidos en dos años. Junto a él llegó Mathieu por 20 millones. El francés tampoco ha rendido al nivel esperado, aunque mejora al resto de la lista de fracasos. 

Zubizarreta, Vermaelen y Jordi Mestre.

Douglas ha sido una de las grandes sorpresas de las últimas temporadas. Incorporado por 4 millones para dar el relevo a Dani Alves ha jugado 8 partidos en dos años antes de salir cedido al Sporting. 

Douglas posa con la camiseta del Barcelona.

Ibrahim Afellay, incorporado en enero de 2011. Su fichaje fue por una cifra baja, pero en tres años sólo jugó 35 partidos. Las lesiones lastraron su nivel y la competencia en el centro del campo le dejó sin sitio. 

Zubizarreta fue muy criticado en su política de ventas y salida de jugadores. Las bajas traumáticas de Valdés y Abidal dejaron huella. También el traspaso de Thiago al Bayern por 18 millones y el de David Villa al Atlético por 2,1 fueron muy comentados. En 2011 Ibrahimovic fue traspasado al Milan por 24 millones más 6 que habían pagado por su cesión cuando su compra dos años antes estaba cifrada en 80 millones (46 millones y el pase de Eto'o). Yaya Touré salió por 30 millones con destino al Manchester City, que parecía que debía pagar más.