DUDAS EN BLANCOS Y CULÉS

Zidane y Luis Enrique se pasan con las rotaciones: ni un 11 igual

Real Madrid y Barcelona igualan y empeoran, respectivamente, su inicio liguero de la temporada anterior. El sistema no termina de responder a las exigencias.

Zidane y Luis Enrique se pasan con las rotaciones: ni un 11 igual
DIARIO AS

Zidane y Luis Enrique aún no han repetido alineación esta temporada. A base de rotaciones, bien por elección, bien por necesidad del guion, han movidos sus onces iniciales con unos resultados no tan buenos como cabría esperar: en LaLiga, el francés ha igualado el criticado arranque de Benítez y Luis Enrique se ha empeorado a sí mismo. Es lo mínimo que puede pasar cuando una idea empieza a crecer en popularidad hasta convertirse en moda e irse de madre: usar gafas sin cristales, mezclar zapatillas con traje, hacerse blogger (o runner), los hashtags en Instagram, la pizza con piña o, en fin, las rotaciones...

El Madrid de Zidane lleva 10 partidos, 7 en LaLiga, 2 en Champions y el de la Supercopa de Europa. A ninguno de ellos salió con el mismo once, lo que le ha servido para registrar en la competición casera los mismos puntos a estas alturas que hace un año con Benítez, cuyo final es de sobra conocido. En Champions lleva cuatro puntos, mientras que la temporada anterior (con rivales de menos pelaje, sí) sumó seis.

Camino similar sigue este desconcertante Barça de Luis Enrique, que pierde fuelle en LaLiga respecto al del curso anterior, con 13 puntos en lugar de 15. En Champions, sin embargo, ha cambiado el empate y la victoria del año pasado (contra dos rivales -y no sólo uno- considerablemente serios, sí) por dos triunfos. No obstante, puede presumir de haber celebrado la Supercopa de España que el año pasado le birló el Athletic.

Nadie duda de la profundidad, la calidad y las posibilidades que abren los fondos de armario de Real Madrid y Barcelona, pero tantas lesiones y decisiones arriesgadas de Zidane y Luis Enrique empiezan a evidenciar que nada sienta como el traje de gala. Sólo falta que las enfermerías y las pizarras posibiliten que puedan lucirlo.