INGLATERRA

La dieta de Vardy: vodka, café, Red Bull, Skittles, vino y tortilla

El futbolista revela en su libro los malos hábitos alimenticios y cómo el alcohol hizo que tardase una eternidad en curarse de una simple lesión.

0
El delantero del Leicester, Jamie Vardy, revela sus malos hábitos alimenticios.
Diario AS

Jamie Vardy salió de la nada, pasando de jugar en una liga humilde a convirtiéndose en pocos años en una estrella de la Premier League. Pero el delantero siempre ha llevado una vida extravagante y todavía lo es. En su libro, según recoge The Sun, cuenta los aspectos más extraños de su dieta.

El atacante cuenta que los días de partido a las tres, se toma una lata de Red Bull nada más levantarse de la cama: “Me dura treinta segundos”. Su dieta continúa: “No desayuno y no como nada hasta que me haya tomado mi tortilla de jamón y queso con judías a las 11:30. Riego todo eso con otro Red Bull que también me tomo rápido”.

Después, para matar el tiempo, mientras esperan, se toma un doble expreso: “Normalmente lo tomo con Marcin Wasilewski”. Cuenta que ya dentro del vestuario, a hora y media de comenzar el encuentro, abre una tercera lata de Red Bull antes de calentar, “dejando un poco para terminarla a la vuelta”.

En resumen, son tres latas de Red Bull, un café doble expreso y una tortilla de jamón y queso es lo que le hace “correr como un loco los días de partido”. Y por si fuera poco, una copa de Oporto las noches de partido porque le “ayuda a desconectar y a dormir mejor”.

El inglés también cuenta otro mal hábito de su dieta que hizo que su recuperación de una lesión se alargase más de lo debido. Fue cuando llegó al Leicester City, justo después de sufrir una lesión en la pierna que se negó a tratarse.

“Llevaba nueve partidos sin marcar, estaba triste y alguien del cuerpo técnico se fijó en la vida que llevaba fuera del campo. Tenía una pierna muerta que estaba tardando años en mejorar. Tengo tres botellas de vodka en casa y meto montones de Skittles (una marca de caramelos de varios colores) dentro. Sólo los rojos y los morados, porque no me gustan los naranjas, verdes y amarillos. Cuando me aburría en casa me tomaba un vaso y me sentaba a disfrutarlo”.

Esto le llevó a preguntarse el motivo por el cual no se recuperaba: “El vodka estaba bien, pero no hacía mucho por mi pierna, que no paraba de sufrir. Dave Rennie, el fisio, dijo que no podía creerse que no estuviera mejorando. Un día me apartó y me preguntó que estaba haciendo. Yo le contesté que lo mismo que hacía normalmente. Después le expliqué que lo que hago normalmente es beber vodka con Skittles”.

Su fisio no podía creérselo: “Dijo que sería por eso, él estaba un poco en shock y me explicó científicamente cómo el alcohol perjudica durante el proceso de recuperación”.