ATLÉTICO-BAYERN

5 motivos por los que el Atlético ganó al Bayern en el Calderón

El equipo rojiblanco se impuso 1-0 con un magnífico gol de Saúl. Fue el último partido que perdió el Bayern; desde entonces 11 victorias y dos empates.

Atlético Madrid-Bayern en directo

El Atlético de Madrid tratará de volver a derrotar al Bayern de Múnich en el Vicente Calderón como ya hizo en el partido de ida de las semifinales de Champions del año pasado, donde el equipo rojiblanco venció con un extraordinario tanto de Saúl y encaminó la eliminatoria que cerraría con sudor y sufrimiento en el Allianz Arena.

Desde ese gol atlético, el Bayern no ha vuelto a perder ningún partido. Cerró la temporada con tres victorias (ante el Atlético no sirvió de nada) y dos empates, uno en la final de copa donde ganó el título en los penaltis. Esta temporada el equipo alemán ha ganado los ocho partidos que ha disputado. 

El Atlético alineó un once que aparentemente será muy parecido al de esta noche, aunque en aquella ocasión estuvieron Giménez y Augusto, los dos lesionados contra el Deportivo y esta noche ocuparían su lugar Godín y Carrasco. El once de aquel 27 de abril fue: Oblak, Juanfran, Giménez, Savic, Filipe, Augusto, Gabi, Koke, Saúl, Griezmann y Torres. Por parte del Bayern, en un once más conservador de lo habitual, jugaron Neuer, Lahm, Javi Martínez, Alaba, Bernat, Xabi Alonso, Thiago, Vidal, Douglas Costa, Coman y Lewandowski. Esta noche Ancelotti no podrá contar con Douglas lesionado. Guardiola fue muy criticado en su momento por dejar en el banquillo a Ribery y a Müller. Una lista de motivos por los que el Atlético consiguió la victoria:

Un inicio fulgurante del Atlético-Bayern

Saúl superó a todos los rivales que salieron a su paso.

El Atlético comenzó el partido apretando a la defensa del Bayern de forma sorprendente. Con un centro del campo muy físico, pudo luchar por cada balón en el inicio del duelo y medirse de tú a tú al equipo de Guardiola, que pareció asombrado. Fue muy importante para el equipo rojiblanco aprovechar la primera gran ocasión y adelantarse en el marcador. Saúl recogió el balón en el centro del campo en el minuto 10 y fue sorteando rivales a su paso para finalmente definir a la base del palo de Neuer marcando uno de los goles de la temporada. Desde ese momento el Atlético pudo recular y refugiarse más en su terreno de juego, idea claramente preconcedida por Simeone, cuyo plan salió a la perfección. Tratar de anotar pronto y luego guardar la renta en busca de no recibir gol como local y poder hacer un segundo tanto al contraataque. 

No renunciar al ataque

Fernando Torres remató al palo.

Pese a que el Atlético se cerró en defensa después del gol de Saúl, el equipo de Simeone no renunció a contraatacar y buscar el segundo gol, metiendo el miedo en el cuerpo al Bayern. Una clara ocasión de Griezmann en la primera mitad tras un balón peinado por Saúl que detuvo Neuer con el pie y un remate de Torres al palo tras una asistencia de Griezmann y un gran recorte sobre Alaba fueron las ocasiones más claras generadas al contraataque. Una prueba de ello es que pese a que el Atlético finalizó con sólo el 31% de la posesión remató cinco veces a la portería rival por siete del Bayern de Múnich. El Atlético lanzó cinco córners por cinco del rival.

Limitar la zona de remate

Alaba remató al larguero.

El Atlético consiguió contener a Lewandowski y con él la zona de remate del punta de lanza. El polaco estuvo muy bien marcado por Giménez y Savic y los centros laterales de los alemanes pocas veces tuvieron rematador. Arturo Vidal se convirtió en el mayor dolor de cabeza para el Atlético, con sus constantes llegadas desde atrás. Las ayudas a los laterales para reducir la trascendencia de Douglas Costa y Coman fueron constantes. El brasileño no dejó de encarar en todo el partido. El sistema defensivo rojiblanco obligó al Bayern a recurrir a los remates lejanos, donde el mayor peligro llegó con un disparo impresionante de Alaba que se estrelló con el larguero desde más de 30 metros. Un potente lanzamiento lejano de Vidal también hizo actuar a Oblak, que se volvió a mostrar muy seguro. 

Un Vicente Calderón entregado

Imagen del Vicente Calderón antes del inicio.

El estadio del Atlético volvió a ser una caldera y mostró su entrega y apoyo por su equipo. Como se suele decir, fue el jugador número 12. Con un lleno absoluto no paró de vibrar y cantar, presionando al árbitro y a los jugadores rivales y apoyando al equipo cuando más atacaban los alemanes. Los jugadores resaltaron al final del encuentro lo impresionante que es vivir ese tipo de partidos con un ambiente tan caliente. El Vicente Calderón volverá a presentar durante la noche de hoy otro lleno absoluto para recibir al campeón alemán. 

Sustituir a Godín

Savic roba el balón a Müller.

El Atlético contó en el partido de semifinales de la temporada pasada con la gran baja de Diego Godín, que había forzado para estar en cuartos contra el Barcelona y se resintió ante el Athletic en San Mamés. El uruguayo es el líder de la defensa y un capitán dentro del campo. Pero con un excelente sistema defensivo y Savic y Giménez a gran nivel consiguieron reponerse a la baja sin encajar ningún gol, algo que sólo se le vio al Bayern contra el Borussia Dortmund en los 13 partidos siguientes. El Atlético, pese a que tuvo mucho menos el balón que su rival, cometió 7 faltas por 11 que hizo el Bayern. En el apartado de tarjetas amarillas fue también favorable para el Atlético, con una amarilla vista por Saúl por las cuatro que vieron en el Bayern (Douglas Costa, Benatia, Neuer y Vidal).