FEYENOORD 1- MANCHESTER UNITED 0

Mourinho hizo ocho cambios y el United empieza perdiendo

Sólo De Gea, Bailly y Pogba repitieron como titulares respecto al derbi de Manchester. Vilhena hizo el gol del Feyenoord en el tramo final del partido.

BEIN SPORTS

Quien avisa no es traidor. José Mourinho advirtió antes de su debut en la Europa League que esta no era una competición para los ‘red devils’ y sacó un once con hasta ocho cambios respecto al que alineó frente al City en el derbi en la Premier. Sólo De Gea, Bailly y Pogba, que está a años luz del poderoso centrocampista que se encumbró con la camiseta de la Juventus, repetían sobre el césped de Rotterdam.

El Manchester United confió en el toque de Ander Herrera y Mata en el centro del campo y la explosividad de Rashford y Martial arriba pero el experimento salió mal. Pobre imagen en un De Kuip (que no paró de animar ni un minuto) frente al Feyenoord que, sin mucho, fue superior pero, a la vez, estuvo falto de recursos para hacer sangre a los diablos rojos hasta que llegó el gol de Vilhena.

El primer tiempo fue bastante flojo en ambos bandos. Pogba, que parece no poder con el peso de su millonario traspaso a sus espaldas, no dio el paso adelante que pedía el partido y sólo inquietó a Jones con disparos lejanos. La más clara de los primeros 45 minutos fue de Martial, en otro tiro desde fuera del área que se marchó lamiendo la madera.

Poco o nada le gustó al portugués la imagen que estaba dando su equipo y reaccionó a lo grande para dar un toque a los suyos: triple sustitución en el minuto 60 y entrada al campo de Ashley Young, Memphis Depay y Zlatan Ibrahimovic, que apenas tuvo dos ocasiones: un cabezazo marca de la casa y un libre directo que, pese la potencia, le salió muy centrado y detuvo el guardameta.

Pese a ello, los cambios le sentaron bien al United. Los de Mourinho despertaron y fueron a por el partido pero recibieron un jarro de agua helada cuando mejor estaban jugando. Gol del Feyenoord en el minuto 79 con muy poco tiempo por delante para reaccionar.

Contraataque de libro que dirigió El Ahmadi, seguramente el mejor sobre el césped hoy, para ponérsela en profundidad (y en fuera de juego por centímetros) a Jorgensen. El danés apuró la línea de fondo y la puso atrás, salvando la defensa inglesa, para que Vilhena llegara desde atrás culminando con un disparo colocado con el interior, imposible para De Gea.

El arreón a la desesperada cuando moría el partido fue insuficiente para los de José Mourinho, que empiezan con mal pie su andadura por la Europa League y enlaza dos derrotas tras la de la pasada jornada en la Premier frente al Manchester City.