GRUPO C | BARCELONA 7 - CELTIC 0

Uno por uno del Barça: Messi fue efectivo y Neymar, el crack

El brasileño, completísimo, marcó el 3-0 y dio cuatro asistencias. Messi hizo un hat-trick e Iniesta puso la guinda con un gol bellísimo. Tridente a toda máquina otra vez.

Exceptuando a Iniesta, Luis Enrique salió con el que será su once de gala esta temporada. Umtiti ha adelantado a Mascherano, que tendrá un rol más para llenar huecos y deberá subir el nivel que mostró ante el Alavés, y André Gomes tiene en principio más jerarquía que Denis para ocupar el puesto del manchego. Este fue el uno por uno del Barça, con Neymar a nivel de crack, Messi goleador e Iniesta poniéndole la guinda al partido con un gol bellísimo.

Ter Stegen. Deficiente en la toma de decisión del penalti. Midió mal y derribó a Dembelé cuando la trayectoria se alejaba de él. Inocente. Luego, sin embargo, estuvo brillante. Jugó la guerra psicológica con Dembelé, le enseñó los cuatro ángulos y escogió perfecto. Le felicitaron Alba, Piqué, André Gomes… Y la gente coreó su nombre. Sin trabajo en la segunda parte.

Sergi Roberto. Estable. Con menos profundidad que Alba en la llegada pero aporta la pausa de un centrocampista a la circulación como lateral. En su habitual línea de hacer kilómetros.

Piqué. Perfecto. Como ya ha sido escrito en más de una ocasión aquí, en momento de madurez. Parece que mezcla bien con Umtiti, que tiene más piernas pero menos temple que él. Para lo poco que llevan jugando juntos, da la sensación de que lo hubiesen hecho más veces. Estaba junto a Messi en la jugada del 1-0. Como para pedírsela. Le cogieron algo la espalda en la jugada del penalti pero el error venía de la pérdida de André Gomes. La afición le ovacionó varias veces en la segunda parte por su seriedad.

Umtiti. Veloz, potente. No le importa jugar con la línea adelantada porque puede corregir con sus buenas piernas cualquier mínimo error. Se le ve concentrado y no haciendo más de lo que debe. A buen nivel. Big Sam, como le bautizó Patrice Evra en Francia, quiere hacerse un nombre con el Barcelona.

Jordi Alba. Está como un tiro. Se entendió fabulosamente con Neymar y llegó mucho a línea de fondo. Además, estuvo muy concreto en los toques. Sobresaliente. En la segunda parte dosificó.

Busquets. Distinto al del sábado ante el Alavés. Con más actividad. Parecido al jugador que había dado una lección de fútbol en Bélgica con la Selección por colocación. Más concentrado y con más conocimiento de los compañeros con los que jugaba.

Rakitic. Vio tarjeta amarilla por una entrada a Scott Brown. Buen trabajo defensivo, buenas coberturas, buenos desplazamientos a las subidas de Jordi Alba y a punto de hacer otro gol a la salida de un córner. Venía de viaje internacional para jugar ante Turquía y de jugar ante el Alavés. Luis Enrique le protegió.

André Gomes. Va arrancando. Tuvo un error que costó la jugada del penalti pero por lo demás jugó un partido sobresaliente. Apareció por el perfil izquierdo en la primera parte y luego, tras el cambio de Rakitic, pasó a dejarle su sitio a Iniesta. Posteriormente, tras el cambio de Busquets, jugó de ‘cinco’. Le sobra físico y calidad técnica para hacerlo.

Messi. Estelar. Un hat-trick en el estreno de Champions apoyado en sus dos mejores socios. Neymar le facilitó los dos primeros goles. En el primero definió con un zurdazo cruzado. En el segundo después de pared con el brasileño. Luego se asoció con Luis Suárez para hacer el tercero. Sus problemas de pubis parecen historia. Le devolvió el favor al uruguayo dándole el pase del 7-0.

Neymar. El mejor del Barça. Estelar. Clarividente en el pase del primer gol a Messi, brillante en la pared con el argentino del 2-0, killer en el lanzamiento de falta de 3-0 y con las luces bien puestas para ver a Iniesta en la acción del 4-0. Mucho Neymar, que había parecido un fantasma en el partido ante el Alavés y reaccionó pronto, tratando de devolver los favores que Luis Enrique le ha hecho en verano y la generosa renovación que le ha pagado el Barça.

Luis Suárez. Un buen detalle. Con 4-0 y un balón franco, en vez de demostrar desesperación, esperó que llegase Messi para darle el quinto. Esperó su momento y lo tuvo en la jugada del 6-0 en una jugada con cierto parecido al que consiguió en la semifinal del Mundial de Clubes ente el Guangzhou. También hizo el séptimo.

Iniesta. Otros 45 minutos para terminar de entrar en calor y poner a tono la rodilla derecha. Marcó un golazo. Una delicatesen espectacular después de un centro de Neymar que empaló con una calidad de golpeo tremenda.

Rafinha. Entró en lugar de Busquets y jugó con criterior aunque el partido ya estaba decidido y fue difícil medirlo. Se le nota un poco falto de ritmo aún. Mucha calidad. Estuvo a punto de hacer un gol.