MAN. UNITED - MAN. CITY

Mourinho VS. Guardiola

United y City disputan hoy (13:30 M Futbol) un derbi de fútbol y banquillos. Agüero, baja ‘citizen’ por sanción, se perderá el partido.

0

Este mediodía se juega el partido con la mayor audiencia de la historia de la liga inglesa (sigue el partido en directo con AS.com). El interés es universal porque es un derbi, los equipos tienen grandes nombres (se han gastado 400 millones de euros este verano), los clubes cuentan con mucha historia y por la rivalidad entre sus dos entrenadores. No es un Mourinho-Guardiola, pero ese es el titular en todo el mundo. Nadie les hace sombra, pese a que en las horas previas al encuentro ambos han insistido en que los jugadores son los dueños de este juego. Guardiola llegó a decir en su rueda de prensa que la influencia del entrenador es escasa. Sin embargo, sus conjuntos son siempre equipos de autor.

Y en eso están, intentando reducir los defectos y potenciar sus virtudes. El United ya es la mejor defensa del campeonato (en tres encuentros ha encajado un gol) y el City, el más goleador con nueve tantos. Los estilos están claros. El United, sin ausencias importantes, tiene a futbolistas fuertes y serán peligrosos a la contra y a balón parado. El City poblará el centro del campo, quizá incluso con laterales, y Pep tendrá que decidir cómo reemplazar al Kun Agüero, sancionado. Sané, Nolito, De Bruyne o incluso Sterling podrían jugar de falso nueve. Guardiola siempre sorprende.

Ventaja. Dice el catalán que no está de acuerdo con Wenger en su apreciación de que el vencedor de este partido, si lo hay, tendrá una ventaja psicológica en la liga. “El lunes volvemos a entrenar y preparamos otro encuentro”, dijo ayer Pep. “Habrá qué ver por qué hemos perdido, si ocurre. Y ya está, sólo eso”.

Como para los dos entrenadores sus equipos son todavía una enigmática caja de Pandora, nadie quiso levantar mucho la voz. No es, en todo caso, la costumbre de Pep hacerlo, pero cuando le preguntaron por Mourinho no escondió que preferiría que las cosas siguieran así de tranquilas. Guardiola gusta imaginar y diseñar partidos, no ruedas de prensa.

Mourinho, siempre travieso, lanzó un primer órdago indirecto. En The Sun se dijo hace un par de días que José pensaba invitar a Pep a tomar un vino tras el encuentro. Guardiola, que ya se cruzó con José en la reunión UEFA y charló con él, respondió que si le invitan, irá. Los fotógrafos buscarán el apretón de manos y si los dos se miran a los ojos al hacerlo. Y, a continuación, por fin, empezará el fascinante encuentro entre dos proyectos que están dando sus primeros pasos.