Competición
  • Champions League

SCHALKE 3 - ATHLETIC 2

Los errores defensivos condenan al Athletic antes de la Liga

El equipo de gala adoleció de chispa en jugadores básicos y el Schalke aprovechó los regalos. Pocas conclusiones del examen a Arrizabalaga.

Los errores defensivos condenan al Athletic antes de la Liga
Marcel Kusch EFE

Las sensaciones no son para tirar cohetes, pero resumen que el Athletic está aún a falta de media cocción en su bloque titular. El equipo cerró la serie de amistosos estivales con el ensayo general ante un equipo de campanillas, un Schalke que no tiene el nombre de ese Dortmund al que sometieron los bilbaínos esta semana pero que, de la mano de Weinzierl, parece más trabajado en este instante. Otra vez se encajaron goles, se empezó perdiendo y, lo que es peor, se acabó de la misma manera. Porque no hubo igualada como otras veces. Salió el once de gala y se nota que hay piezas básicas muy tiesas sin ritmo. A ello se unen los errores defensivos. Durante la pretemporada, fallos groseros al sacar el balón han recibido duro castigo; esta vez fue la falta de contundencia de la zaga. Hizo aguas de manera alarmante con dos goles de parvulario en tres minutos. El primero vino desde la izquierda local, un centro fácil que pilló tal vez a Arrizabalaga muy hundido en la raya de meta y que permitió rematar a Naldo por encima de De Marcos. El otro, de nuevo un pase desde ese flanco de Geis que no despejó Laporte desde el suelo y el cazador Huntelaar remachó.

En pleno intento de remontada, tras gol de San José en un córner botado por Beñat y prolongado por Raúl García, Yeray realizó una de esas acciones que tantas veces le han perjudicado al filial el año pasado: se fue al suelo para sacar el balón de los pies de un rival y lo logró, pero el árbitro vio falta. El libre directo lo sacó Geis para conectar un golazo a la escuadra. Quizá remordido por la conciencia, Winkmann pitó nueve minutos más tarde un inexistente penalti sobre Aduriz, que se cayó pero plantó su bota en el pie de Naldo. Transformó el donostiarra para maquillar el resultado. Dos goles son mucho saldo para un ataque irregular, por oleadas.

Los mineros hicieron como otros rivales esta pretemporada: llegar poco y aprovechar mucho los errores del Athletic. El ritmo es lento; hay posesión, sí, pero todo es muy pesado y horizontal, sin la pasión de otras veces. Muniain sí metió algo de chispa, pero jugadores básicos como Raúl, Aduriz, Laporte y De Marcos están cortos de partidos. El choque fue lo clásico de estas fechas, con pérdidas constantes y reacción a medias. Así, a la media hora Williams, muy agobiado toda la tarde sin espacios y con el balón en los pies rodeado de rivales, lanzó un voleón cerca del poste tras un despeje de los germanos el área a centro de Balenziaga. En el otro flanco, Susaeta apenas entró en contacto con el cuero.

Con el gol de San José se vieron los mejores minutos visitantes, parecía acompañar el físico. Se vino arriba el Athletic, pero falta definición. De aquí que en el 65’ Aduriz lanzara al cuerpo del meta un balón que su instinto ‘asesino’ no habría perdonado el curso pasado cuando estaba en ritmo de pichichi, o el que desde el otro lado, Raúl García mandó también a Fährmann 13 minutos después. Kepa al fin pudo lucirse en este examen permanente de los porteros a tiro lejano de Huntelaar. Salió Viguera en busca del arreón final, y es verdad que el marcador se movió, pero con un tanto para cada uno.

Valverde: "Tenemos que mejorar en la profundidad en el juego"

"Creo que ha sido un buen test, en un ambiente precioso. En el primer tiempo hemos estado lentos. Hemos dominado pero no hemos tenido situaciones de peligro. En el segundo, hemos estado mejor en todos los aspectos. Hemos generado peligro y veía que podíamos empatar el partido", ha indicado Valverde tras el partido ante el Schalke.

"Tenemos que mejorar en la profundidad en el juego", ha añadido.

Valverde ha indicado que el Schalke es un equipo "muy fuerte" en su estadio y ha sabido aprovechar los "fallos" de los jugadores rojiblancos.

"Ha sido como el día del Girondis, que en dos minutos nos hicieron dos goles", ha explicado. "Estábamos con la idea de controlar el juego, pero no estábamos bien escalonados. Nos hemos equivocado en la jugada del primer gol", ha añadido el entrenador del Athletic..

La derrota no le preocupa. De hecho, cree que puede servir como estímulo: "Intentaremos aprovechar que hemos perdido para sacar conclusiones". "Perder siempre te hace estar mas alerta. Hay cosas buenas en el partido, y otras que hay que corregir, como la falta de profundidad en el primer tiempo".