ELCHE

Matilla, en el Martínez Valero para pasar el reconocimiento

El ex del Betis y Villarreal, entre otros, estaba sin equipo tras superar una grave lesión en su rodilla. Es una petición expresa de Chuti Molina y Toril.

Matilla, en el Martínez Valero para pasar el reconocimiento
Monserrate Hernández

La planificación deportiva del Elche CF intenta mantener el guion previsto a pesar de los líos institucionales que siguen rodeando la posible venta de la entidad. El centrocampista Javier Matilla ha llegado este martes al estadio Martínez Valero para someterse al reconocimiento médico que determinará si firma o no por el conjunto ilicitano. El toledano está sin equipo, tras rescindir su contrato en enero con el Real Betis, y es una apuesta del director deportivo José Luis ‘Chuti’ Molina y del entrenador Alberto Toril.

Javier Magro Matilla (Quero, Toledo, 1988) es un centrocampista de calidad y perfil ofensivo que comenzó a deslumbrar en las categorías inferiores del Albacete, club en el que coincidió con Chuti Molina y Toril, entonces técnicos de la cantera del equipo manchego. Tras destacar en Albacete, Matilla formó parte del acuerdo económico con el Villarreal para el traspaso de 16 canteranos por dos millones de euros con el objetivo de aliviar la delicada situación económica de la entidad del Carlos Belmonte. En ese grupo de futbolistas también estaba Mario Gaspar.

Tras jugar en el filial del Villarreal, con el que ascendió a Segunda División, debutó en Primera División, en la 2008/09, ante el Almería y participó en el curso siguiente en competición europea con el club amarillo. Sin embargo, la fuerte competencia en su puesto con jugadores de la talla de Bruno Soriano, Santi Cazorla, Marcos Senna o Borja Valero provocó su salida de El Madrigal. El Real Betis pagó por su traspaso 1´2 millones de euros, en el año 2011, por cuatro temporadas. En Sevilla, pese a cuajar buenas actuaciones en la máxima categoría en su primer curso, no llegó a consolidarse y aceptó su cesión al Real Murcia, en Segunda División, donde volvió a coincidir con Chuti Molina. Como mediocentro ofensivo marcó 12 goles, uno de ellos ante el Elche, de penalti, que propició la primera derrota de aquel equipo de Fran Escribá que terminó ascendiendo, a ritmo de récord, a Primera División. Aquel tanto lo sufrieron los más de tres mil ilicitanos que poblaron la grada visitante de la Nueva Condomina.

La mala suerte se topó con el camino de Matilla en enero de 2015, cuando se lesionó de gravedad en un partido del Betis ante el Tenerife: rotura del ligamento cruzado anterior y esguince en el ligamento lateral interno de su rodilla derecha. La recuperación se alargó más de lo previsto y el overbooking en la plantilla de Pepe Mel le dejó sin ficha federativa con la previsión de darle de alta en el mercado de invierno. Los plazos de recuperación no se cumplieron y en enero de este mismo año rescindió contrato con el Betis con la intención de probar suerte en el Reading, de la Football League inglesa Championship. Su fichaje no se concretó y estuvo la segunda vuelta sin equipo, trabajando en el Centro de Alto Rendimiento de Sevilla. Ahora tendrá que superar un exhaustivo reconocimiento médico para dar por bueno su fichaje por el Elche.