EUROCOPA | GALES

Williams: jefe de los dragones

Para Coleman, el central del Swansea es el jugador más importante por encima de Bale. "Ashley Williams es el mejor capitán que he tenido en toda mi carrera".

Williams: jefe de los dragones
FERNANDO ZUERAS DIARIO AS

Portugal-Gales en directo

Desde fuera, todas las miradas se centran en Gareth Bale, la indiscutible estrella del equipo que el miércoles se jugará el pase a la final ante Portugal, pero dentro del equipo todos miran a Ashley Williams. El central del Swansea, de 31 años es el jefe de los dragones y la extensión de Chris Coleman en el vestuario y en el campo.

“Soy un entrenador un tanto chapado a la antigua, que cree en el liderazgo fuerte de un capitán y en ese aspecto no tengo dudas, Ashley Williams es el mejor capitán que he tenido en toda mi carrera, ya sea como jugador o como entrenador. No hay un líder como él, es sensacional. Todos los equipos deberían tener un capitán como él”, reconoce Coleman, que siempre antes de los partidos ofrece la rueda de prensa oficial junto a su jugador favorito, al que siempre pone como ejemplo diciendo “el hombre que se sienta a mi derecha diría que...”.

Ashley Williams, que en sus inicios compaginó su actividad futbolística en las categorías inferiores del West Bromwich Albion y el Stockport County trabajando como camarero y en una estación de servicio, es ahora un futbolista consagrado en el Swansea, donde también ejerce de capitán, ha jugado más de 300 partidos y donde llegó a cambio de 400.000 libras, el traspaso más caro del equipo galés hasta ese momento.

Los jugadores le respetan por encima de todo y nadie se plantea que otros futbolistas con más nombre como Bale o Ramsey, que le precedió llevando el brazalete hasta que Coleman se lo entregó a Williams, le disputen la capitanía. Es Williams el que hace la arenga a todos sus compañeros en el círculo que forman antes de los partidos y es Williams el que los vuelve a reunir una vez ha acabado el encuentro para ponerles las pilas y que piensen en el siguiente partido. El día que debutaron en la Eurocopa ante Eslovaquia les dijo “espero que cuando esta noche lleguemos al hotel, todos podamos mirarnos a la cara” y tras ganar a Rusia reunió a sus compañeros y simplemente les dijo: “hoy me habéis dejado sin palabras. Disfrutad esta noche, sois muy grandes”.

Williams, como muchos de los jugadores de Gales no nació en Gales, sino en Wolwerhampton, pero se enroló en la selección de País de Gales gracias al origen galés de su abuela paterna. Fue John Toshack el primero que le llamó a la selección y desde ese día no hay nadie que le haya hecho sombra, ni como capitán ni como referente de un equipo que ha visto como juega con un hombro infiltrado que le impide entrenarse pero no jugar. Al jefe de los dragones no se le frena así como así.