COPA AMÉRICA | ESTADOS UNIDOS

Klinsmann: "No le tenemos ningún miedo a Argentina"

Klinsmann: "No le tenemos ningún miedo a Argentina"

Klinsmann: "No le tenemos ningún miedo a Argentina"
JASON REDMOND

La selección de Estados Unidos no le teme a la Argentina, su próximo rival en las semifinales de la Copa América Centenario de fútbol, y está preparada para enfrentarla, afirmó hoy el entrenador Jürgen Klinsmann. "No les tenemos miedo en absoluto", aseguró Klinsmann en las instalaciones del Houston Sports Park minutos antes del entrenamiento con la selección.

"Estamos listos para morder, pelear, perseguirlos, estar sobre ellos. Si repetimos eso y sumamos un poco más, será divertido", anticipó de cara al encuentro que el martes definirá a uno de los finalistas del certamen.

Argentina clasificó el sábado a semifinales tras golear 4-1 a Venezuela, al tiempo que el anfitrión de la Copa venció el jueves 2-1 a Ecuador en cuartos de final, por lo cual cuenta con dos días más de descanso para el partido decisivo que se jugará el martes en el NRG Stadium de Houston. "Estamos totalmente preparados para Argentina y dar una súper pelea", advirtió Klinsmann.

El técnico alemán señaló que el conjunto sudamericano "es uno de los mejores del mundo" y cuenta con el astro Lionel Messi. "Pero esto es un k.o. y puede pasar cualquier cosa", sostuvo el ex entrenador de la selección alemana y del Bayern Múnich.

El defensor Matt Besler mostró cierta cautela a la hora de buscar una estrategia. "A Messi no se lo puede frenar uno a uno, es un trabajo de todo el equipo. Y aún así va a tener tres o cuatro oportunidades buenas y la reacción del equipo tendrá que ser entonces la mejor", declaró el jugador del Sporting Kansas City.

Klinsmann aguarda en tanto una decisión del comité deportivo tras la protesta formal que presentó por las tarjetas que recibieron Bobby Wood y Jermaine Jones en el partido con Ecuador y que los dejará -al igual que a Alejandro Bedoya- fuera de las semifinales. Son dos jugadores clave del plantel, que aportan velocidad y ataque vertical a la ofensiva estadounidense, como demostraron en los últimos partidos.

La selección estadounidense entrenó bajo un intenso calor en el club ubicado en las afueras de Houston, con una sensación térmica de 38 grados. El club, donde entrena el equipo Dynamo Houston de fútbol local, está rodeado de pozos de petróleo, una de las principales actividades del estado de Texas.

Tras una reunión en medio de la cancha, donde les habló durante varios minutos a sus dirigidos, Klinsmann decidió aflojar las tensiones con un divertido partido de fútbol americano, pero con pelota de fútbol, para entrar en calor.

En el mismo lugar entrenará también el lunes el combinado argentino, que tras clasificar el sábado arribará esta noche a la ciudad con muy poco descanso para el partido de semis del martes.

Jugar las semifinales representa para Estados Unidos "una inmensa oportunidad de subir la vara y dar un gran paso en nuestro proceso de crecimiento de cara al próximo Mundial", afirmó Klinsmann.

En una entrevista realizada por el equipo de prensa de la selección estadounidense, el entrenador alemán remarcó que "se trata ahora de sólo dos partidos más". "Todo es posible", agregó. La última vez que Estados Unidos llegó a una semifinal de Copa América fue en 1995, cuando cayó 1-0 ante Brasil. Luego perdió 4-1 ante Colombia en el partido por el tercer puesto, por lo que quedó en el cuarto lugar.

"Sólo cuatro equipos llegan a esta instancia y el mensaje para los jugadores es: 'Si cada uno puede dar un 10 o un 15 por ciento más, tenemos la posibilidad de ganar la Copa América. Ahora sólo se trata del hambre que tenga el equipo, la química que tenga, superar el dolor y poder hacer historia no sólo en sus carreras personales sino para la nación", expresó.

"No hay ninguna razón por la que no podamos ganar la Copa América. Soñemos en grande, ¿por qué no?", instó.