REAL MADRID

Luis Llopis: el hombre clave en los penaltis del Real Madrid

Es el preparador de porteros, ángel de la guarda de Keylor, y aconseja a los jugadores dónde lanzar las penas máximas.

Luis Llopis: el hombre clave en los penaltis del Real Madrid
FELIPE SEVILLANO DIARIO AS

Cristiano Ronaldo fue el encargado de transformar el penalti decisivo que le dio al Real Madrid la Undécima. Fue el héroe de la noche, pero detrás de esos lanzamientos hay un cerebro, un hombre clave del staff de Zinedine Zidane: Luis Llopis. El guipuzcoano (Hernani, 1964) es el preparador de porteros del equipo blanco y el ángel de la guarda de Keylor desde la etapa del costarricense en el Levante de Joaquín Caparrós. Con Llopis, Keylor mejoró en todas las facetas de un portero, y gracias a ello se consagró en la Liga, maravilló partido tras partido en el Mundial de Brasil y fichó por el Real Madrid.

El pasado verano, Llopis, uno de los preparadores de porteros más prestigiosos de España, fichó por el Real Madrid para potenciar a los porteros de la cantera, pero Zidane le 'ascendió' al primer equipo. El técnico (posee la Licencia UEFA Pro) se encarga de grabar todos los entrenamientos de los porteros para pulir los defectos y potenciar las virtudes de los guardametas, visionar vídeos de rivales y ser el 'consejero' en los penaltis. Pero no sólo indica a los porteros dónde tirarse en las penas máximas en función del lanzador, sino que también lo hace con los madridistas encargados en lanzarlos. El Madrid no falló ninguno de sus lanzamientos en Milán y gran parte del secreto es Luis Llopis.

"El portero debe hacer coberturas, apoyar a los laterales, iniciar un ataque rápido… Tácticamente tiene que ser listo. No puede ser que un lateral esté en una situación comprometida y el portero se limite a mirarle. No, lo que quiero lograr es que el cancerbero sea un jugador más“, comentaba en una entrevista en El Correo. Esa es su filosofía, que intenta complementar haciendo que el jugador de campo también sea un portero más y aumente su efectividad de cara a puerta...