Copa América Centenario

Seis finales históricas de la Copa América

La generación de oro peruana, el partido sin fin, el invitado incómodo del 93, la final definida en penales. Una copa, 100 años, muchas historias...

Seis finales históricas de la Copa América

La Copa América no siempre fue como la conocemos hoy en día. Hasta antes de 1975 se disputaba con el formato de todos contra todos y, por ende, pocas veces conoció de finales: de 19 ediciones con ese estilo, sólo en cinco hubo un partido de definición por el título. Por lo que el torneo de grandes hazañas, de partidos memorables por el título y de finales históricas comenzó a partir de 1975, con algunas excepciones.

Estas son las finales más recordadas y apasionadas en la historia de la competición:

La consagración de la generación de Oro Peruana
Quizás fue la primera edición con nuevo formato la que dejó el primer gran recuerdo. En aquel torneo de 1975, que no tenía sede fija, la histórica generación del fútbol peruano liderada por un joven Teófilo Cubillas y por el talentoso jugador del Atlas de Guadalajara Héctor Chumpitaz, junto a Juan Carlos Oblitas y Hugo Sotil, ganó la segunda y última Copa América de Perú ante Colombia. La generación de oro del conjunto blanquirrojo perdió 1-0 en Bogotá y venció 2-0 en Lima, pero tuvo que definir en una tercera final el trofeo continental, porque aunque marcaron más goles en ese entonces no era factor de desempate. Fue el 'Cholo' Sotil, jugador del Barcelona, quien le dio el título a los incaicos. Lo más memorable de esa final fue el 'baile' que le dio Sotil al arquero colombiano Pedro Zape, que pese a ser uno de los mejores del continente, se vió ridiculizado por el habilidoso Sotil.

La final sin fin
Era 1979 y la Copa América seguía con su modalidad de no tener una sede fija. Paraguay y Chile llegaban a la final del torneo de selecciones más antiguo del mundo tras vencer a Brasil y Perú, respectivamente. En la ida, en Asunción, los del Chaco lograrían ser muy superiores con un contundente 3-0, pero caerían en su visita al Nacional de Santiago por 1-0. Todo quedaba para definirse en cancha neutral, en la de Velez Sarfield de Argentina. El José Amalfitani vería como ambos empataban sin goles en los 90 minutos y se irían a una prórroga que tampoco tendría tantos. Al final todo se quedaría en ceros y la Copa América pasaría a manos de Paraguay por tener mejor diferencia de gol al finalizar los tres partidos. Muchos se preguntarán ¿Y los penales?

Un invitado poco grato
Ya con sede fija y con el formato de final a partido único, en 1993 por primera vez en la historia de la Copa América se invitaban a selecciones ajenas a la Conmebol. Estados Unidos y México hacían su debut en Sudamérica y serían los aztecas quienes darían la sorpresa por llegar a la final del torneo, eliminado a Perú en cuartos y al anfitrión Ecuador en semifinales. Aunque la final sería ante la Argentina dirigida por 'Coco' Basile y que tenía a un asesino del gol como eje de ataque: Gabriel Omar Batistuta que definiría todo en nueve minutos. 'El Bati' abría la cuenta al minuto 63', pero Benjamín Galido tan sólo cuatro minutos más tarde les decía a los albicelestes que no sería fácil. Los mexicanos ponían el condimento ante una temible Argentina, pero el sueño tricolor no duraría mucho: 'Batigol' nuevamente aparecía para sentenciar la final y el título. Sólo necesitó nueve minutos para apagar una final candente, emocionante y que dejó instalado para la posteridad a un invitado poco grato.

La primera tanda de la historia
En 1995 por primera vez la Copa América se definía desde el manchón penal. Dos viejos conocidos en torneos continentales y en Mundiales se veían la cara otra vez: Uruguay y Brasil, Brasil y Uruguay, aunque ahora todo se sentenciaba en el Centenario de Montevideo. Y aunque a Brasil los penales le habían servido para sacar a su enemigo número uno, Argentina, en la final no le hicieron compañía. Tras ir ganando 0-1 desde el primer tiempo, el empate uruguayo cayó en la segunda parte y, sin prorroga, todo quedó para definirse en la tanda de los penales. Allí para 'La Celeste' anotarían Francescoli, Bengoechea, Herrera, Gutiérrez y Martínez, mientras que para Brasil lo harían Roberto Carlos, Zinho y Dunga (actual DT de la Verdeamarela), pero lo erró Túlio, el autor del gol en tiempo regular. El Brasil tetracampeón del mundo se quedaba sin el trofeo continental.

Clásico Sudamericano
Hasta el 2004, sólo una vez la historia de la Copa América había enfrentado a Brasil y a Argentina. Fue en 1937 en un partido de desempate, ya que ambos igualaron en puntos en el sistema de todos contra todos. Triunfo 2-0 y trofeo para Argentina en aquel caluroso febrero. 68 años más tarde el destino hacía que dos de las mejores del mundo se volvieran a enfrentar. En el 2004 la Canarinha y la Albiceleste chocaban en el Nacional de Lima y se sumaban a las finales históricas. Tras ir empatando 1-1 desde la primera parte, Cesar Delgado -Jugador de Cruz Azul- puso el 2-1 al minuto 87 y parecía que Argentina otra vez celebraría frente a su acérrimo rival. No quedaba nada. Se jugaban los descuentos. Era fiesta celeste y blanca...hasta que El Emperador Adriano dijo en el último suspiro que había más historia para contar. Todo se definía en penales, por segunda vez en la historia del torneo. Para los de Marcelo Bielsa comenzaban errando D'Alessandro y Heinze; 'Kily' González y Sorín sí anotarían. Pero en la 'Scratch' nadie falló. Vuelta olímpica gracias a Adriano, Edu, Diego y Juan.

Título sin vencerlos nunca
En 2015, la final más reciente del centenario torneo, Chile llegaba por tercera vez a luchar por el título, por primera vez en casa y ante un rival al que solo una vez venció oficialmente y nunca lo hizo en Copa América: Argentina. En el Estadio Nacional la historia tampoco cambiaría, La Roja aguantaba la embestida de la histórica Argentina de Messi, que llegaba de ser finalista en el Mundial de 2014. Empate sin goles, prórroga y tampoco llegaba el tanto que rompiera la igualdad y le diera el título a alguno de los dos. En los penales, Chile conseguiría su primera estrella, la única, solitaria, como la de su bandera. Fernandez, Vidal, Aránguiz y Sánchez marcaron para los andinos. En Argentina sólo lo hizo Messi, ya que Higuaín y Banega lo erraron.