COPA AMÉRICA CENTENARIO

Cuatro momentos inolvidables de Perú en la Copa América

La selección peruana ha conseguido dos títulos continentales y también ha logrado meterse en el podio en las dos últimas ediciones de la Copa.

Cuatro momentos inolvidables de Perú en la Copa América
LUIS ACOSTA AFP

1939. Perú se corona campeón por primera vez en Lima

Se jugaba el 15 campeonato sudamericano en Lima, y era la quinta participación de la selección peruana de fútbol en el certamen. En el torneo no participaron ni Brasil ni Argentina, aunque sí lo hizo Ecuador por primera vez. Perú tenía un equipo bastante competitivo, liderado por Teodoro “Lolo” Fernández, quien se convertiría en uno de los mejores futbolistas de la historia del país.

Teodoro "Lolo" Fernández marcó 7 goles y fue elegido el mejor jugador del torneo.

Participaron cinco equipos: Perú, Chile, Ecuador, Uruguay y Paraguay. La primera jornada se disputó en el Estadio Nacional de Lima, y la selección local se impuso por 5-2 frente a Ecuador. En la segunda fecha, Perú le ganó 3-1 a Chile en el Clásico del Pacífico y en la tercera goleó 3-0 a Paraguay. En esa época, los triunfos valían dos puntos, con lo que los locales y Uruguay llegaron a la última jornada en igualdad de condiciones, con todos sus partidos ganados.

La final se disputó también en el Estadio Nacional y, según el diario El Comercio, frente a  40 mil personas. Perú le ganó a los charrúas por 2-1 con goles de Jorge Alcalde y Víctor Bielich y levantó por primera vez el trofeo sudamericano. El goleador de esa edición fue “Lolo” Fernández, que marcó siete tantos en cuatro partidos, y fue elegido el mejor jugador del torneo.

1975. Perú levanta su segunda Copa América

Era la primera vez que las diez selecciones de la Confederación Sudamericana de Fútbol (CSF) participaban en la Copa América, por lo que el torneo tuvo que cambiar de formato y se disputó en tres meses (del 17 de julio al 28 de octubre) y sin sede fija, con partidos de ida y vuelta. Perú presentó un gran equipo, el mismo que se quedó apenas fuera del mundial de Alemania en el 74. Grandes nombres como los de Meléndez, Cachito Ramírez, Téofilo Cubillas, Percy Rojas, Hugo Sotil, José Valásquez, Héctor Chumpitaz y Juan Carlos Oblitas integraban una selección de temer.

Perú tenía un equipo de lujo. La estrella, el Nene Cubillas, fue elegido mejor jugador de la Copa de 1975.

En la primera jornada, disputada en el Nacional de Santiago, Perú consiguió empatarle a Chile 1-1. En la segunda, visitaban en la altura de Oruro a Bolivia, donde realizaron un gran partido y consiguieron un triunfo gracias a un gol de Cachito Ramírez. En el partido de vuelta, jugado en Lima, los locales ganaron 3-1 con mucha solvencia. También en Lima, Perú repitió el resultado ante Chile y clasificó a la semifinal, donde enfrentaría a Brasil. En la ida, en el Mineirao, la selección liderada por Chumpitaz se impuso por  1-3, pero en la vuelta, en el Nacional de Lima, los locales se confiaron y cayeron 0-2

Con la serie empatada, quedaba definir al finalista a través de un sorteo. La leyenda dice que Verónica Salinas, hija del peruano Téofilo Salinas, presidente de la CSF, que tenía que elegir entre dos bolas con el nombre del país dentro, escogió la más fría, que había sido refrigerada previamente. El hecho es que Perú llegó a la final, en la que enfrentaría a Colombia. En la ida en Bogotá, el técnico Marcos Calderón no pudo contar con Cubillas ni Sotil y cayó 1-0. En la vuelta, Perú ganó 2-0, forzando una tercera final, que se disputó en Caracas. Ahí Calderón sí pudo contar con Hugo Sotil, que se escapó de Barcelona para jugar la final y vaya que su rebeldía pagó: marcó único gol que le permitió a su selección coronarse campeón de América por segunda vez. Teófilo Cubillas fue elegido como mejor jugador del campeonato.

2011. Perú sorprende a todos y se mete en el podio

Desde 1983, la última copa en la que Perú consiguió un tercer puesto, las participaciones en estos torneos habían sido bastante mediocres. Hasta que llegó la Copa América de Argentina, en la que la selección de Sergio Markarián sorprendió a propios y extraños y logró meterse en el podio. El técnico uruguayo se había hecho cargo de una selección que fracasó estrepitosamente bajo el mando de Chemo del Solar, y en la que ni los propios aficionados tenían confianza. La primera sorpresa llegó temprano, cuando, con gol de Paolo Guerrero, Perú le empató a Uruguay en San Juan.

Guerrero lideró a Perú para conseguir el tercer puesto. Fue el goleador del torneo.

Cabe mencionar que Markarián no contaba con Jefferson Farfán ni con Claudio Pizarro, por lo que los líderes de la selección fueron Paolo Guerrero, Juan Vargas y Carlos Lobatón. En la segunda jornada, Perú se impuso a una selección alternativa de México por 1-0, con un gol tardío de Guerrero. En la tercera fecha, la bicolor cayó 1-0 ante Chile, con un gol en contra de Carrilo sobre el final, pero consiguió meterse como mejor tercero a cuartos, donde enfrentaría a Colombia.

El país asumía que una derrota digna sería el mejor resultado posible, pero la selección volvió a sorprender y se impuso a los colombianos por 2-0, con ambos goles marcados en el tiempo suplementario. Primero Carlos Lobatón(101’) y luego Juan Vargas (111’) sellaron la clasificación a semifinales. Ahí esperaba Uruguay, que se impuso sin sufrir demasiado con dos goles de Suárez en el segundo tiempo. Juan Vargas se fue expulsado después del doblete del entonces jugador del Liverpool y sólo le quedaría pelear por el tercer puesto, donde se enfrentaría a Venezuela.

Sin Juan Vargas, Markarián optó por alinear al veteroano Juan Chiroque, que marcó el primer tanto. Guerrero marcó un triplete y Arango descontó para la vinotinto, con lo que la selección peruana se quedó con el tercer lugar y el entonces delantero del Hamburgo se consagró como el goleador de la competencia con cinco tantos.

2015. Guerrero y la blanquirroja brillan otra vez

La situación en la que llegaba Perú a la copa de Chile era bastante parecida a la que se presentó en Argentina: una selección moralmente disminuida por su mal papel en las eliminatorias y con técnico nuevo. Sin demasiada esperanza por parte de sus aficionados, la bicolor volvió a sorprender a todos con sus buenas actuaciones en el vecino del sur. En la primera jornada, los de Gareca enfrentaban al Brasil de Neymar. Perú abrió muy rápido el marcador a través de Cueva, una de las novedades de Gareca, pero el astro del Barça empató rápidamente. Douglas Costa selló la remontada en el minuto 91. Perú cayó 1-2, pero dejó buenas sensaciones.

Perú repitió tercer lugar en Chile, y Guerrero volvió a ser goleador.

En la segunda fecha, en un partido clave, la selección peruana le ganó a Venezuela por 1-0 con gol de Claudio Pizarro. Un empate ante Colombia en la tercera jornada le permitiría a Perú clasificar como segundo y así enfrentarse a la débil Bolivia en cuartos. Y fue lo que pasó: un 0-0 parco que les servía a los dos equipos. Ante Bolivia, los de Gareca pasaron sin problemas y, con tres goles de Paolo Guerrero, se impusieron por 3-1. La anfitriona, Chile, rival acérrimo de Perú, esperaba en semis. Mucho se había hablado del ambiente hostil en el estadio Nacional y de no responder a las provocaciones de los chilenos, pero el defensor central peruano Carlos Zambrano hizo caso omiso de los consejos del cuerpo técnico y se hizo expulsar tontamente en el minuto 20.

Con diez hombres casi todo el partido, la blanquirroja se mantuvo ordenada y consiguió empatar tras sufrir un gol de Eduardo Vargas en la primera parte. Medel marcó en propia puerta a los 60’, pero rápidamente Vargas volvió a anotar y selló el 2-1. A Perú sólo le quedaría, una vez más, disputar el tercer puesto, que consiguió sin demasiados problemas tras vencer por 2-0 a Paraguay, con goles de Carrillo y Guerrero. Paolo marcó su cuarto gol, con lo que se consagró como el goleador del torneo, convirtiéndose en el primer jugador en la historia en hacerlo en dos certámenes consecutivos.