REAL MADRID - MANCHESTER CITY

Pellegrini: “No quiero pasar con trampas o jugando mal”

Es la semana más importante de su carrera en el City: la vuelta ante el Madrid por un billete a Milán y el partido ante el Arsenal. Se juega la temporada en cuatro días...

Pellegrini, técnico del Manchester City, sobre el partido de Champions frente al Real Madrid
AFP

Real Madrid - Manchester City en directo

¿Cómo se encuentra?

—Bien, terminando esta temporada que para mí ha sido mejor de lo que yo pensaba. Ganamos la Copa de la Liga otra vez en Wembley, estamos en puestos de Champions, que aquí en Inglaterra, donde hay cinco o seis equipos fuertes, va a ser siempre importante. También jugamos la semifinal de Champions, que antes de que yo llegara no se pasó nunca la fase de grupos; y continuamos siendo el equipo más goleador de la Premier de los tres últimos años, que es algo destacable.

—¿Está en esa fase de la temporada en la que ya no tiene tiempo para nadie?

—La parte final de la temporada siempre es complicada. Además, nos tocó jugar por diferentes razones ocho partidos en los últimos 30 días. Llevamos ya cuatro...

—¿Ha cambiado su rutina?

—No, todo igual. Llego dos horas antes del entrenamiento y me quedo hasta 15:00 o 15:30. Me voy a mi casa a revisar mi ordenador y también paso muchas tardes viendo partidos y jugadores.

—¿No es importante desconectar para rebajar la tensión, para no olvidarse de disfrutar?

—Siempre es bueno desconectar un poco. Esos técnicos que dicen que dedican las 24 horas al día al fútbol, yo no sé si serán muy inteligentes o si son muy eficientes... Creo que es importante tener horas personales.

—¿Por la noche vuelve a jugar el partido en su cabeza?

—Lo juegas muchas veces durante la noche; pero lo peor al despertar, si has perdido, es ver las consecuencias de la derrota cuando ya bajó la adrenalina. En ese aspecto, siempre una derrota desgasta mucho más.

—¿Qué sensación se llevó a la cama tras el 0-0 de la ida?

—Me dejo la impresión de haber vivido un mal partido de fútbol. Siempre he sido defensor del fútbol creativo, y ninguno de los dos equipos tuvo la capacidad o la intención de hacerlo. Yo creo que nosotros sí tuvimos la intención y no pudimos. El Madrid creo que no tuvo mucho la intención, o no pudo, durante 70 minutos del partido. Al final ese par de córners dejaron la sensación de que habían llegado más, pero en realidad lo hicieron bastante poco. Son dos equipos con buenos jugadores, el espectáculo pudo haber sido mejor. También es difícil cuando te juegas la semifinal de Champions, y algo tan importante como es el gol fuera, o el concepto de “no perder siendo visitante” en el caso del Real Madrid, justifica, a lo mejor, algunas cosas.

—¿Dio un subidón el ver que no estaba Cristiano?

—Sería absurdo negar que un Madrid sin Cristiano no es lo mismo que un Madrid con él. Por la cantidad de goles, la influencia de Cristiano en estos últimos seis años... Yo fui el único que tuvo la mala fortuna de tenerlo un mes y medio fuera, y volvió justo en el partido que jugábamos contra el Barcelona, en el Camp Nou. El doctor me hizo sacarlo a los 60 minutos, porque no podía jugar más de 60 minutos después de dos meses. Íbamos 0-0, y a lo mejor, tener 30 minutos más a Cristiano, habrían cambiado la historia. Se le dio mucha importancia a que no estaba Cristiano contra nosotros, pero estuvo medio tiempo Benzema. Y se obvió que también estuvo medio tiempo Silva y no jugó Yaya Touré, que son bajas equivalentes.

—¿Qué le supone el no tener a Silva en el Bernabéu?

—David nos da creatividad. Sólo estuvo 45 minutos y coincidió con los mejores de nuestro equipo. Pero ni el Madrid ni el City pueden estar pendientes solamente de un futbolista.

—¿Echó de menos a De Bruyne en la ida?

—Si analizamos el partido, nadie puede quedar conforme con el Kun, ni con Silva, ni De Bruyne, ni Navas, ni Benzema, ni Bale, ni Modric, ni... En general, con todos los jugadores creativos de los dos equipos, porque ninguno de los dos crearon ocasiones. ¿Cuál fue la figura? Joe Hart sacó esos dos córners, Pepe hizo un par de intervenciones importantes, pero desgraciadamente el partido fue muy poco creativo...

—¿Sabría igual de bien pasar a la final si son dos malos partidos?

—Para mí lo más importante es ganar. Pero prefiero no ganar con un error arbitral como nos pasó a nosotros con el Borussia Dortmund en los cuartos de final con el Málaga, porque queda una sensación incompleta. No comparto el plantear un partido para clasificarme de cualquier manera y si hay que tirar la pelota a la tribuna, se tira. No me parece bien, cuando hay una semifinal con el estadio repleto, con la televisión y millones que lo ven, plantear un partido para intentar clasificarte de cualquier manera, con trampa o sin trampa... No me parece el camino. Las posibilidades de clasificarse para una final son mucho mayores a través del buen juego que a través de la trampa. O del error.

—¿Cómo afecta si llegan o no Cristiano y Benzema para preparar un partido así?

—Sería muy malo que estuviéramos pensando solamente en base a si juegan ellos dos o no. Creo que una delantera con Bale, con Isco o con James va a ser también tremendamente preocupante. Se tiene que preparar su equipo independientemente de los nombres y después dar los últimos retoques de acuerdo a lo que sepa.

—¿Tiene pensado lo que va a decir antes del partido? ¿O lo improvisa?

—Tengo muchas veces pensado lo que les voy a decir antes del partido. Se lo dije al Villarreal cuando jugamos la semifinal y al Málaga en los cuartos. Lo más importante, cuando uno es eliminado en una competición tan grande en una ronda decisiva, es que el otro equipo haya sido mejor que nosotros. Vamos a jugar como sabemos, les digo, y si el otro equipo te elimina… pues bueno. Lo que no podemos es salir arrepentidos pensando en cómo no fuimos el mismo equipo de siempre. Para eso hay que tener personalidad, mentalidad ganadora, y mentalidad y juego de equipo grande.

—¿Diría que ante el Madrid el equipo supo sufrir, que ese es quizá el mayor cambio del City en los últimos años?

—Este equipo ha tenido muchas críticas en Europa, pero antes de mí, en la fase de grupos, no ganaban ni un partido. Después, la primera temporada que estuve aquí, sacamos 15 puntos de 18 en fase de grupos. Ganamos y perdimos con el Bayern, después nos eliminó el Barcelona. No un gran Barcelona en ese momento, pero jugamos los dos partidos con 10 jugadores. Vino la temporada siguiente y no hicimos una buena fase de grupos, pero cuando el equipo se vio necesitado, ganó al Roma fuera y al Bayern en Manchester. Ha sabido jugar y sufrir. Nos pasó exactamente lo mismo con el Barcelona, o no igual porque ese era un gran Barcelona y ganó la Champions. Este año ganamos la fase de grupos y pasamos a cuartos ganando fuera. Voy a seguir haciendo siempre lo que por suerte pude hacer durante veinticinco años de mi carrera: haber dejado siempre algo mejor al club en el que estuve.

—Hemos hablado poco de táctica. A estas alturas, lo que cuenta es la cabeza.

—El ataque es importante, pero nos pasó con el Barcelona en los dos octavos de final del año pasado, y las dos temporadas anteriores. Íbamos 0-0 en partidos planteados tácticamente, y de repente llegó un penalti y expulsión del jugador. Se acabó el partido, se acabó la táctica, se acabó todo. Contra el Barcelona jugamos tres partidos de cuatro con un futbolista menos... La razón puede estar en el ambiente, que en ese momento la adrenalina superó a la mente fría que debe tener un jugador. Hay muchas cosas involucradas en los partidos y más a medida que tienen mayor trascendencia.

—¿Mejoró como entrenador con su paso por Inglaterra?

—En todas partes me he tratado de adaptar a la idiosincrasia del país. Primero en Chile, después en Ecuador, Argentina, España, Inglaterra... Para mí es importante, pero sin cambiar tu concepto futbolístico. En Inglaterra, el fútbol quizá requiere menos pausas, porque al hincha le gusta más eso, llegar más rápido al área contraria en lugar de tanta posesión. Pero hay conceptos de fútbol que yo trato de aplicar en todos lados y por suerte jugando de esa manera gané el primer año la Premier, la Copa y he tenido el equipo más goleador de la historia.

—El Madrid llegará con 24 horas más descanso que el City.

—La Federación Inglesa debería tomar medidas para favorecer a los equipos ingleses en Champions. Desgraciadamente los derechos de televisión a lo mejor no lo permiten. Pero es algo a revisar para el futuro.