SHAKHTAR - SEVILLA

Uno por uno: Vitolo y Banega marcaron la diferencia

Los jugadores del Sevilla encontraron más consistencia física cuando su rival perdió las energías. El regreso de Vitolo fue determinante.

NUEVO NISSAN LEAF VANAUTO

David Soria. Demasiadas dudas en los goles. Titubeó en alguna salida en la que debió asumir más riesgos.

Mariano. Insistente en el arranque, su fuerza se apagó cuando Taison lo retó a un duelo que casi siempre perdió.

Rami. Controló por arriba al combativo Ferreyra y aguantó pese a volver de una lesión.

Carriço. Sorprendió su titularidad. Dejó un espacio letal en el gol de Marlos.

Escudero. No sostuvo a Marlos en el primer tiempo, aunque subió con insistencia y encontró a Gameiro en el tanto anulado al francés.

Nzonzi. Consistente en el juego aéreo, equilibró la medular cuando el Sevilla amenazaba con partirse en dos. Sostén real.

Krychowiak. No atraviesa su mejor momento, su presión no fue siempre efectiva pese a que frenó algunos contragolpes.

Vitolo. Brilló en los momentos claves. Letal en la acción de su gol y determinante en el penalti del 2-2 con una brillante acción individual. Volvió a lo grande.

Banega. No le hace falta demasiado para marcar diferencias. Lo demostró en la asistencia a Vitolo del 0-1 y con otro magistral pase que no pudo materializar Gameiro.

Konoplyanka. Tan invisible como en el resto de su temporada. Su regreso a Ucrania se nubló desde su primera carrera. Amenazó sin terminar nada.

Gameiro. Ganó cada espacio. Erró de nuevo en un mano a mano claro y le anularon un tanto antes de marcar el penalti del 2-2. Su rapidez, letal.

También jugaron:

Krohn-Dehli. Entró como revulsivo, pero la mala suerte se cebó con él en forma de lesión. Preocupa su posible dolencia de gravedad.

Coke. Versátil en la banda derecha como solución de emergencia. Aportó más toque a los de Unai.