MANCHESTER CITY - REAL MADRID

City-Real Madrid: la ley del gol contra el símbolo del lujo

Sólo Cristiano, que llega a tiempo, ha metido un gol menos que todo el City de Agüero. Este sueño le ha costado al City 1.042 millones en ocho años.

ASTV

Manchester City - Real Madrid

En contra de lo que suele ser habitual, el Madrid despertó poco interés a su llegada a Manchester. Apenas un centenar de hinchas le recibieron en el aeropuerto. Al entrenamiento acudió una veintena de aficionados blancos.

En la temporada 2006-2007, el Manchester City gastó 7,5 millones de euros en fichajes. El verano pasado, más de 203. A esto se enfrenta hoy el Madrid, en su vigésimo séptima semifinal europea (trece éxitos y trece fracasos): un equipo construido con un dinero que no procede de esta industria y que se ha visto engrandecido artificialmente por la fortuna personal de Mansour bin Zayed, undécimo hijo del emir Zayed bin Sultan Al Nahyad, primer presidente de los Emiratos Árabes, cuando acostumbraba a rodar en el pelotón de la Premier.

El jeque, consumado jinete, presidente de la Autoridad de Carreras de Caballos de los Emiratos, presidente del fondo IPIC (que controla el 100% de CEPSA), marido de dos jequesas, padre de cuatro hijos, propietario del yate con más eslora del planeta y amigo de Obama, pagó 360 millones por el 90% de las acciones del club en 2008. Una cantidad a la altura de su fortuna. Recientemente adquirió por 55 millones 8.200 hectáreas en Badajoz. Y en clubes así, como en su día le ocurrió al Chelsea, primero llegan los futbolistas y luego maduran los resultados.

En eso anda ahora el City, que tras gastarse en jugadores 1.042 millones en los últimos ocho años, ha ganado dos Premier y ha conseguido, por fin, meterse en unas semifinales de Champions. Tiene los futbolistas, empiezan a llegar los títulos y le falta conquistar la regularidad y el respeto. En eso aún no es el Madrid.

Ambos han jugado los mismos partidos en sus ligas (35) y el equipo de Zidane ha sumado quince puntos más, ha marcado 38 goles más y ha encajado dos menos. Datos reveladores si se tiene en cuenta que la Liga es una competición de igual o superior tamaño (a la vista del resultado de sus clubes en competiciones europeas) que la Premier.

Lo último que llega del City es que lleva siete partidos invicto, que el belga De Bruyne (al que no supo ver Mourinho en el Chelsea) anda vestido de luces (15 goles y 14 asistencias) y que Agüero está en su mejor versión (28 tantos). Incluso empieza a presumir de cantera si atendemos a Iheanacho, un nigeriano de 19 años que jugando ratitos a metido 11 goles. Nadie es más eficaz que él en la Liga inglesa: un gol cada 81 minutos y un 58% de disparos al marco, de los cuales el 41% acaban en gol. Empezará en el banquillo, pero parece un plan B inmejorable.

Pellegrini, que con su lenguaje de ingeniero ha evitado hurgar en aquel año turbulento en el Madrid, no tendrá  a Yayá Touré y endurecerá el equipo con Fernando y Fernandinho, una pareja brasileña de mucho trabajo. Y Navas y Silva, que en su día fueron pretendidos por el Madrid sin mucho entusiasmo, formarán en la línea de creación. El sevillano ha desplazado a Sterling, el segundo fichaje del año, y el canario se ha perdido 18 partidos por lesión.

Un buen grupo, fortalecido por haber despedido al PSG de la competición, pero aún lejos del Madrid. Ha metido 17 goles en la Champions y sólo Cristiano ha hecho 16. El portugués, al que Zidane paró ante el Rayo, será el principal activo del equipo blanco. Más dudas rodean a Benzema, que no pudo acabar el partido frente al Rayo. Zidane dijo que le ve para jugar y apurará para hacerlo. Entre Cristiano y el francés han metido 20 de los 26 goles del Madrid en esta Champions, en la que, por cierto, aún anda inédito Bale. Si Benzema flaquea, la solución es el multifuncional Lucas Vázquez, increíblemente el jugador de la primera plantilla que menos minutos ha disputado en la competición.

El Madrid, en cualquier caso, se organizará en torno a Casemiro, Kroos y Modric, la central de inteligencia para los partidos de compromiso. Casemiro se ha convertido en especialista en ganaderías duras, hasta el punto de que sólo Cristiano, Kroos y Keylor Navas han jugado más minutos que él en Europa. Atrás está en debate la pareja de Sergio Ramos. La velocidad de Agüero hace más aconsejable a Varane; la importancia del compromiso llama a la indiscutible experiencia de Pepe.
El Madrid se encontrará el agobiante ambiente de los estadios ingleses. El club de Manchester descontó 10 libras a quienes acudieron a los compromisos anteriores y el Etihad, con capacidad para 60.000 espectadores, se quedará pequeño. 2.500 hinchas blancos serán hielo en el fuego. Así que conviene recordar que el City no es el Wolfsburgo ni el Bernabéu un antídoto universal.

Si confías por el equipo blanco haz tu apuesta con esta Supercuota Champions, si gana el Real Madrid te llevas 6 € por euro