PREMIER

Parlour confiesa que se saltó la norma anti-alcohol de Wenger

'The Sun' publica que El exfutbolista del Arsenal cuenta en un libro biográfico sus salidas nocturnas durante su etapa con el entrenador francés.

Parlour confiesa que se saltó la norma anti-alcohol de Wenger
DIARIO AS DIARIO AS

El libro autobiográfico del exfutbolista del Arsenal Ray Parlour, 'The Romford Pele' (El Pelé de Romford, como era apodado), ha sorprendido en Inglaterra por las confesiones que incluye en lo referente a sus salidas nocturnas durante la etapa en la que coincidió con Arsene Wenger en el banquillo. Según un extracto publicado por el británico 'The Sun', el técnico francés imponía un estricto control en la conducta pública de sus jugadores, especialmente en las salidas nocturnas y el consumo nocturno de sus jugadores.

Sin embargo, tal y como Parlour relata, el jugador se saltó en numerosas ocasiones las normas del técnico y se emborrachó sin control antes de muchos de los partidos que disputó. Por ejemplo, el excentrocampista cuenta que pocas horas después de conquistar la FA Cup de 2002, los jugadores volaron "de vuelta de Cardiff el sábado por la tarde, después de la final. La azafata pasó por nuestro lado y le pedí una cerveza. Estaba a punto de tomar el primer sorbo cuando Wenger apareció y me dijo: ‘No se bebe’", aludiendo a su siguiente partido en Old Trafford. “Estaba a punto de tomar un sorbo, pero de nuevo apareció Wenger, que se había recorrido todo el avión, y me cogió antes de que bebiera. ‘Si te veo beber, se te multará con una semana de salario’. ¿30.000 libras por una cerveza? Decidí que era demasiado".

Pero, al final, Parlour terminó bebiendo: "Esa misma noche, tenía reservada una mesa en un restaurante en Upminster, ganara o perdiera. Estaba lleno de aficionados del Arsenal. Había champagne y luego llegó el tequila. Al final, acabé tan borracho que me tropecé y caí sobre unas mesas". Es más, cuando al día siguiente fue a entrenar, se fue "antes de que Wenger llegara, así que no me vio. En el camino a casa de mis padres, pasé por un bar en el que sabía que estarían mis hermanos. Lo siguiente que recuerdo es que habían caído diez pintas de ‘Guinness’. Al final, jugué en Manchester y todos lo dimos absolutamente todo. Fuimos campeones e hicimos doblete".