REAL MADRID 4 - EIBAR 0

1x1: James y la cantera se reivindican ante un flojo Eibar

El colombiano aprovechó su regreso al once para abrir la lata con un gol de falta. Hasta siete canteranos formaron el once de Zidane. Jugaron a un buen nivel.

LALIGA

Casilla: El portero canterano 'debutaba' bajo el mandato de Zidane. No jugaba desde el 8 de diciembre, ante el Malmoe. Se pasó la primera parte prácticamente inadvertido. Realizó dos intervenciones de gran mérito, primero ante un remate de Pantic y otra con los pies a disparo de Sergi Enrich.

Carvajal: Otro buen partido del lateral madrileño. Defendió su zona y fue una de las bazas para sacar el balón desde atrás. Fue sustituido en el minuto 62 por Danilo, también con vistas al partido del martes.

Pepe: Capitán ante la ausencia de Sergio Ramos, volvió a liderar la defensa madridista. Seguro, rápido, tuvo dos resbalones, uno en cada área. En la madridista la enérgica reacción de Casemiro impidió el remate de un jugador eibarrés. En él área armera, le impidió marcar un gol a la salida de un córner.

Nacho: Volvía a jugar en el once titular tras no hacerlo en los dos últimos partidos del Madrid. Como siempre, cumplidor, sereno, sin hacer ruido. Tuvo que ser atendido tras un choque con Sergi Enrich, pero no fue nada importante. Casi al final de la primera parte aborto una jugada peligrosa del Eibar con un corte magnífico. No se dejó amedrentar en ningún momento por el ataque eibarrés.

Arbeloa: Regresó al lateral izquierdo, como ya hiciera ante Las Palmas hace unas semanas y como siempre, trabajador incansable en un puesto que no es el suyo. Supo taponar perfectamente a los armeros como dar cobertura y apoyos.

Isco: Intermitente. Como James, recibió pitos durante su presentación, pero fue un vaso comunicante con James. Si el colombiano fue más determinante durante la primera parte, el malagueño lo fue en la segunda, cuando todo estaba resuelto.

Casemiro: Una nueva lección de trabajo sordo en el centro del campo. Supo guardar las espaldas tanto de Isco como de James. Pero no acabó de darle una salida limpia al juego. Eso sí, se fajó con Escalante y con Dani García durante los 53 minutos que estuvo. Fue el primer jugador sustituido, con vistas a reservarle de cara al partido del martes.

James: Recibió como Isco, leves pitos cuando fue nombrado por la megafonía al comienzo del partido, pero los cambió rápidamente cuando marcó el primer gol del encuentro al trasformar una falta directa. Era su séptimo tanto de la temporada. Todo el equipo se fundió en una piña con el colombiano. Estuvo dinámico y bullicioso. En la segunda parte, fue a menos.

Lucas Vázquez: Otro que regresaba a la titularidad tras empezar los tres últimos encuentros en el banquillo. Como Nacho, siempre cumple. Activo, desbordó y jugó a sus anchas. Marcó el segundo tanto del partido... Y su segundo en su cuenta particular.

Jesé: Empieza a recordar al fantástico jugador que era antes de su terrible lesión ante el Schalke. Junto con Lucas Vázquez y con Cristiano se bastaron para dinamitar al equipo eibarrés en la primera parte. Fue sustituido en el minuto 75 por Borja Mayoral.

Cristiano: Logró su gol 30 de la temporada, siendo la sexta vez que lo consigue. Aún así, siguió buscando aumentar su cuenta goleadora. Riesgo le sacó una mano a un remate de cabeza envenenadísimo y estuvo a punto de marcar otro tras una gran jugada, pero su remate se marchó alto. Volvió a jugar los 90 minutos.

Kovacic: Zidane pareció levantarle el castigo al que le tenía sometido desde su tremendo fallo ante Las Palmas: le dejó fuera de las convocatorias ante Sevilla, Barcelona y Wolfsburgo. Salió en el minuto 53 por Casemiro, y dio salida al balón situándose junto con Isco y James e una línea de tres.

Danilo: Se llevó la pitada de la tarde, tanto cuando fue citado por megafonía como cuando salió por Carvajal. Pero fue cambiando las tornas al defender con acierto algunas llegadas del Eibar. Incluso estuvo a punto de marcar un gol casi al final del encuentro.

Borja Mayoral: Volvió a disfrutar de minutos en el primer equipo. Salió por Jesé en el minuto 75, pero apenas tuvo ocasiones para disparar y marcar su primer tanto en la Liga.