WOLFSBURGO 2-REAL MADRID 0

Uno a uno del Madrid: Danilo sufre el mal de Illarramendi

El lateral brasileño, titular en Alemania, no dio una a derechas. Naufragio de Pepe y Ramos. Marcelo, arrollado por Bruno Henrique.

BEIN SPORTS

Así fue la actuación de los jugadores del Real Madrid en la derrota en Alemania ante el Wolfsburgo.

Keylor: Su racha de imbatibilidad duró 738 minutos y se quedó a 115’ de Lehmann.Y no sólo eso. Perdió los papeles en el 68' y la serenidad que parecía siempre mantener cuando Arnold hizo una falta a Marcelo. Su compañero le dejó en evidencia. No vio agresión clara porque el brasileño fingió. El tico tuvo un pequeño ataque de pánico yendo a la gresca. Antes, intentó jugar la baza de la guerra psicológica con el penalti ante Ricardo Rodríguez, quedándose unos instantes frente a él y obligándole a cambiar el balón de sitio antes de tirar el penalti. No dio resultado. Se tiró al lado contrario. En los disparos lejanos de Bruno Henrique, Arnold o Draxler se mostró seguro, pero sus dos primeros tantos encajados en la Liga de Campeones llegaron en el peor momento.

Danilo: Una noche como estas tuvo Illarramendi y acabó saliendo del Madrid porque fue una losa insuperable. Draxler hizo con él lo que quiso. Nunca estuvo en el sitio adecuado y la banda zurda del Wolfsburgo fue una constante amenaza.

Pepe: Puede entrar en la historia del Wolfsburgo. Sus resbalones ante Arnold y Shürrle durante la primera parte pudieron costar más disgustos del que se llevó ayer el Madrid con este pésimo resultado. No fue capaz de levantar a Ramos del letargo y se mostró inseguro en todo momento, la peor sensación que puede dejar un defensa.

Ramos: Jugar la baza de utilizar a la Prensa para conseguir una mejora de contrato le pasa factura en noches como esta. “¡Mira cómo pedía 10 millones en verano! ¿Para esto?”. Ése es el pensamiento que tuvieron muchos madridistas, sobre todo, con su aparente falta de actitud en el segundo gol del Wolfsburgo. Lo mejor que se puede decir de él es que al menos no le expulsaron.

Marcelo: Le arrolló Bruno Henrique por la derecha. Fue el arma secreta de Hecking y le funcionó porque Marcelo no pudo pararle en ningún momento. Se desesperó en el 50’ cuando Rocchi no le pitó una falta por continuos derribos en el centro del campo. Pese a ese nerviosismo, ejerció en parte de capitán en muchos momentos de partido. Mantuvo la cabeza tan fría que le dio tiempo a fingir una agresión de Arnold que no fue. Se equivocó, quiso hacer la guerra contra Rocchi en lugar de ir a por el Wolfsburgo.

Casemiro: Cometió el penalti, pero al menos mantuvo el tipo durante el partido. No se complicó en la distribución y al menos demostró carácter en algunas acciones como hace ya dos temporadas en Dortmund. No le acompañó nadie. Tiene carácter y aguantó como un titán las patadas hasta la recta final de partido. Le falta experiencia, como en el minuto 88 cuando le dejaron en la línea de cal sentado, pero ese plus de experiencia había que exigírselo a otros.

Kroos: Se está empeñado en acaparar críticas. En que sigamos diciendo que no es el mismo que con Ancelotti. Benítez no está y el problema debe ser otro. O no se siente a gusto en la posición o su bajón se hace más evidente en escenarios como el de anoche.

Modric: Zidane le sacó del campo en el 63 incomprensiblemente. Salió en el 63’. El Madrid se estaba hundiendo en defensa, pero el equipo necesitaba alguien con cierto sentido del juego. No fue su noche, como la de toda el Madrid, pero tampoco se encontró cómodo con Kroos y Casemiro.

Bale: De lo poco salvable de un Madrid horrible. Lo intentó muchas veces por la izquierda. No le pitaron un penalti nada más empezar el partido. Ni ese derribo de Luiz Gustavo le hizo caer en la desesperación. Pese al resultado en contra, el galés mostró carácter y no se escondió. Creó peligro. Esta vez el problema lo tuvieron sus compañeros.

Cristiano: Le anularon un gol legal en el minuto 1. Fue la única ocasión que acertó. Luego le faltó puntería o se topó con Diego Benaglio, que le terminó de desesperar en el minuto 72 cuando le paró un mano a mano. Fue la acción más clara del Madrid del partido junto a la de Karim en la primera mitad. Sufrió el juego subterráneo del Wolfsburgo y se quejó amargamente en una falta en el minuto 60. Faltó el Cristiano de las grandes noches europeas.

Benzema: Se lesionó en el minuto 10’ en un choque con Naldo. Esa acción dejó tocado al francés y al Madrid. Se empeñó en seguir en el campo, a pesar de que cojeaba constantemente. Aun así, fue capaz de sentar a Dante en una contra y provocar la ocasión más peligrosa del Madrid en la primera parte. Luego tuvo otro cabezazo franco en el 33’ que se marchó fuera. En el 40’ dijo basta y fue sustituido por Jesé.

Sustituciones:

Jesé: Salió en el 40’ por la lesión de Benzema. Protestó un penalti en la segunda mitad, pero tampoco aportó mucho más. Salió al partido con el Madrid en estado de shock. Psicológicamente lo tenía difícil. No restó, pero tampoco sumó.

Isco: Salió por Modric. Si quiere jugar más minutos y sentirse importante debe aportar mucho más. No aportó velocidad ni frescura ni ideas. Bloqueado. La magia se la dejó hace tiempo en algún lugar…

James: Intrascendentes sus 10 minutos sobre el terreno de juego. Apenas pudo intervenir en el juego.