WOLFSBURGO - REAL MADRID

Felix Magath: “Si Raúl hubiese empezado ahora su carrera superaría a Messi y a Cristiano”

Dirigió a varios clubes alemanes, entre ellos al Schalke de Raúl. Una de sus tres Bundesligas como entrenador la ganó con el Wolfsburgo en 2009.

Wolfsburgo vs Real Madrid en directo

Fue entrenador del Wolfsburgo campeón de la Bundesliga en 2009, pero muchos madridistas le recuerdan por aquel 5-1 ante el Hamburgo en semifinales de la Copa de Europa de 1980...

—El primer partido en Madrid perdimos 2-0. Creímos que en la vuelta era posible remontar si manteníamos la lucha y el entusiasmo del equipo.

—Ese Real Madrid no era como el de ahora...

—La mayoría era jugadores españoles o había algún jugador extranjero como Stielike. No era necesario que me dijera cómo era el Madrid porque es uno de los grandes clubes del mundo.

—Entrenaba aquel Hamburgo el mítico Zebec…

—Marco Zebec. Un maestro para mí. Un fantástico entrenador que antes fue un magnífico jugador. Era muy inteligente. Fue en mi opinión uno de los mejores porque es difícil hablar en fútbol en términos generales porque hay muchos caminos en el fútbol. Fue uno de los mejores.

—Y usted ganó la Copa de Europa con Hernst Happel en 1983.

—Del mismo nivel, pero totalmente diferente. Por ejemplo, Zebec era un entrenador que transformaba jugadores y Happel era un entrenador que empujaba al equipo, no se volcaba en un jugador o intentaba mejorarle individualmente. Buscaba el espíritu correcto, una buena organización y un espíritu de equipo.

—¿Cómo de importante es la preparación física en el fútbol actual?

—El fútbol alemán tiene mucho éxito y una de las razones es que desde niños se aprende el espíritu de equipo. Por ejemplo, los jugadores españoles tienen más cualidades que los alemanes. Así que si tú tienes esas condiciones no necesitas más fuerza, pero hay muchos elementos que necesitas en el fútbol: flexibilidad, coordinación… No sólo fuerza para prevenir lesiones. Los alemanes son más físicos y son capaces de correr más, pero en fútbol se está igualando y lo táctico y lo físico, que también importa. En grandes términos, en una gran competición algunos equipos tienen grandes cualidades, pero varios partidos en pocos días no los aguantan…

—¿No tuvo la oportunidad de jugar en España?

—No, desafortunadamente.

—¿Y entrenar?

—Tampoco. Al final para llegar a un país extranjero debes dominar la lengua para transmitir a tus jugadores, con tus propias palabras, tus ideas.

—¿Usted cree que los jugadores del Madrid necesitan trabajar más?

—En fútbol es imposible si no corres lo suficiente. Real Madrid, Bayern Múnich o Manchester United tienen jugadores con mucha calidad. Deben ser capaces de jugar, no de trabajar. En el deporte, en todos, tienes que estar en forma. Si tú vas a otros deportes, los deportistas intentan trabajar más. En estos días hay una gran discusión con el tema del dopaje para rendir más, para entrenar más… ¡Mire el revuelo que se montó con Sharapova! Es elemental tener una condición física sobresaliente, pero en el fútbol el debate es diferente. ¡No hace falta, claro! Puedes ir con michelines de grasa a jugar porque tienes buenas cualidades técnicas (risas). Por supuesto que es importante estar en forma en cualquier deporte para tener fuerza y competir. ¿Sabe por qué ganamos al Madrid en aquel partido de 1980? Por eso mismo, por estar muy fuertes, tener entusiasmo y por jugar al fútbol a toda velocidad.

—¿Sabe que la primera decisión de Zidane como técnico del Madrid fue meter a la plantilla en el gimnasio y hacer un plan físico?

—¿En serio?

—Sí.

—Va por el buen camino (risas). El deporte es fuerza.

—¿Es cierto que usted cuando entrenaba al Bayern en 2005 un día obligó a la plantilla a entrenarse a las 3:30 de la madrugada tras un mal partido de Copa ante un equipo de Segunda?

—Sí, seguro. ¿Tiene algo de extraño en España? Si tú juegas de noche y luego tienes un viaje de tres o cuatro horas de vuelta a casa y llegas a las 3 de la mañana, es mejor entrenarse a esa hora para regenerar las fibras y correr unos 40 minutos para irse a dormir a casa tranquilos. Es mejor porque si llegas a las 3 de la mañana del partido, te metes en la cama y les cuesta dormir. Luego suena el despertador a las 9, están cansados y a las 10 se sienten más cansados que entrenando a las 3 de la mañana. Es mi idea de trabajo.

—¿Qué opina de Zidane como entrenador?

—Fue uno de los mejores de la historia como jugador, pero no sé todavía cuál es su filosofía como técnico porque no vivo el día a día del Madrid. Él como futbolista sabía leer el juego y cómo afrontar las situaciones y riesgos de un partido. Seguro que sabe trasladar todo eso en el banquillo.

—¿Cuál fue el secreto de su Wolfsburgo campeón de la Bundesliga en 2009?

—(Risas). El secreto es que tenía muchas variables que controlaba y muchas posibilidades de tomar las decisiones que yo quería. Es mi idea de fútbol. La mayoría de clubes no compran los jugadores que ellos quieren. No tienen suficiente dinero o el jugador no quiere venir a su equipo. Sólo unos pocos clubes pueden comprar lo que les plazca: Real Madrid, Barcelona, Bayern Múnich, PSG, Manchester… En Wolfsburgo pude transmitir mis ideas sobre el fútbol e inculcar un espíritu de trabajo de acuerdo a nuestras posibilidades y los jugadores que teníamos. Éramos un equipo de verdad. Tuvimos a los dos mejores delanteros del campeonato, al mejor asistente del campeonato… Tuvimos éxito.

—Esos dos magníficos goleadores fueron el brasileño Grafitte y el bosnio Dzeko…

—Sí, pero Grafite luego no jugó igual. Se marchó a Brasil y no tuvo el mismo rendimiento ni éxito. Pienso que con Dzeko no fue diferente. En el Manchester City salía y entraba y no fue tan fuerte como aquella temporada en el Wolfsburgo.

—¿Por qué este Wolfsburgo no es como aquel que dirigió usted?

—Es difícil competir siempre a nivel top. De todas maneras la Bundesliga debería pensar en excluir al Bayern y Borussia, que jueguen una Liga Europea, y que el resto de alemanes compitan entre sí.

—Leí el otro día que organizó usted un debate en Alemania con otra propuesta para la competición: dejar sin puntos los empates a cero.

—¡Eso es! Si hay un empate al menos a un gol, un punto para cada equipo. Si el empate es sin goles, ningún punto. Pienso que es una manera de incentivar el espectáculo de cara a los aficionados.

—“El dinero me da seguridad”, decía en una entrevista en la que confesaba su interés por la Bolsa. ¿Cuál es su opinión sobre lo que está pasando en Volkswagen?

—(Risas) Yo tengo acciones en la compañía.

—¿Qué riesgos tiene el club de fútbol?

—Todo lo que pasa afecta lógicamente al Wolfsburgo porque es su propiedad. Los problemas de Volkswagen son problemas para el club.

—¿Tiene alguna posibilidad este Wolfsburgo de pasar la eliminatoria ante el Madrid?

—¿Posibilidades? ¿Quién? El Madrid, ¿no?

—Su exequipo.

—Ninguna (risas). No pienso que suceda.

—En España muchos le conocen porque fue el entrenador que llevó a Raúl al Schalke…

—La primera idea me la dio Metzelder, que estuvo en el Madrid. Vino al Schalke y habló conmigo: “¿Quieres a Raúl?”. Le dije: “¿Tú estás loco? Cómo va a querer venir al Schalke”. Metzelder me dijo que hablaba con él. No era una cuestión de convencer a nadie tampoco, porque Raúl es Raúl. ¿Cómo iba a irse del Real Madrid? ¿Estás seguro? Él estaba muy interesado en seguir compitiendo en el mismo nivel ¿Inglaterra? No es bueno para delanteros como él porque tienen que ser grandes y fuertes. Alemania le permitía seguir compitiendo al máximo nivel, en un nivel top. En fútbol, si no eres un jugador exitoso no puedes venir a la Bundesliga. Es uno de los mejores jugadores que he tenido y el mejor delantero que ha tenido el Real Madrid. Es mi opinión. Si Raúl empezase su carrera ahora hubiera superado a Cristiano y Messi.

—Raúl siempre fue muy profesional.

—Sí. Era un pedazo de profesional con unas cualidades extraordinarias. Era un gran deportista. Le gustaba entrenar y competir. Le gustaba aconsejar a los jóvenes de cómo entrenar y cuidarse.

—Por cierto, no puedo irme sin preguntarle por otra cuestión por la que le recuerdan en España. Usted jugó el Alemania-Austria en El Molinón, ¿se acuerda de aquel partido del Mundial de 1982?

—Seguro. Yo estaba en el campo.

—Estar estuvo, jugar... Donde no se olvidan del partido es en Argelia, la gran perjudicada...

—(Cambia su postura, se pone erguido y sube el tono). Fue un partido malo para la competición y los aficionados, pero no entiendo los comentarios de este partido. ¿El Madrid juega siempre al máximo nivel o pone siempre a sus mejores jugadores contra el Almería por ejemplo? Es normal que en estos términos dosifiques y contemples tus posibilidades. Mire por ejemplo a Usain Bolt. No ofrece su mejor versión en su primera carrera de competición. Se la reserva para la final. Es normal esta situación en el deporte. No siempre das el mejor nivel. Por eso no entiendo los comentarios de este partido, el resultado era bueno para nosotros. ¡Mire a los equipos italianos! Marcan un gol y ya no quieren hacer más. En este partido entiendo que los aficionados dijeran que era una partido aburrido, sí seguro. Pero era difícil para nosotros también. Si cualquiera de nosotros cometíamos un fallo, te quedabas fuera del Mundial y con ese resultado estábamos dentro todos.