Liga Argentina
NBA
FINALIZADO
Indiana Pacers IND

109

Washington Wizards WAS

101

FINALIZADO
Philadelphia 76ers PHI

116

Detroit Pistons DET

102

FINALIZADO
Boston Celtics BOS

113

New Orleans Pelicans NOP

100

FINALIZADO
Milwaukee Bucks MIL

108

Cleveland Cavaliers CLE

92

FINALIZADO
Chicago Bulls CHI

89

Sacramento Kings SAC

108

FINALIZADO
Oklahoma City Thunder OKC

122

Utah Jazz UTA

113

FINALIZADO
Dallas Mavericks DAL

101

Orlando Magic ORL

76

FINALIZADO
Phoenix Suns PHX

119

Los Angeles Clippers LAC

123

FINALIZADO
Denver Nuggets DEN

105

Memphis Grizzlies MEM

99

FINALIZADO
Golden State Warriors GSW

116

Minnesota Timberwolves MIN

108

FINALIZADO
Los Angeles Lakers LAL

108

Miami Heat MIA

105

Eurocup
Tofas Bursa TOF

-

Limoges LIM

-

Ratiopharm Ulm RAT

-

BC Andorra AND

-

Arka Gdynia GDY

-

Alba Berlin ALB

-

Fiat Turin FTU

-

Lietuvos LIE

-

Valencia VAL

-

Zenit San Petersburgo (Baloncesto) ZEN

-

Asvel Villeurbanne AVI

-

Partizan PAR

-

Boca Juniors llega a España (1925)

366 Historias del fútbol mundial | 24 de febrero

Boca Juniors llega a España (1925)

Boca Juniors llega a España
(1925)

En el verano de 1922, y al hilo del éxito del fútbol español en Amberes, un tipo avispado llamado Mariano Hermoso organizó una gira de un combinado de jugadores vascos por Argentina, Uruguay y Brasil. En ese grupo figuraban casi todos los héroes de Amberes, porque el fútbol vasco dominaba, con mucho, el fútbol español por entonces. Pero aquella gira no salió del todo bien. El equipo se encontró con que en Argentina se jugaba al fútbol mucho mejor de lo que pensaban. Ya el primer partido, ante una selección de jugadores porteños, se perdió 4-0. Se achacó al cansancio, pero la gira siguió con resultados mediocres, hasta saldarse con cinco derrotas, dos empates y solo tres victorias. Las recaudaciones menguaron por ello, Mariano Hermoso tuvo dificultades para pagar y regresaron todos con malas caras.

Pero tres empresarios españoles, llamados Zapater, Isasmendi e Ibáñez, pensaron a su vez que si los vascos, en realidad un equipo formidable, habían pinchado en América, un buen equipo americano sí que sería un suceso en España y en Europa. Costó preparar una larga tournée, como se decía entonces, pero al fin, en el verano argentino, invierno europeo, Boca Juniors emprendió la aventura. El juego del Río de la Plata había sido mientras tanto engrandecido por la victoria olímpica de Uruguay en los JJ OO de 1924, en París. Así que cuando el 24 de febrero el vapor Formosa aparece en la bocana del puerto de Vigo se disparan salvas y cohetes de bienvenida. La marea baja le impide atracar, pero cuando fondea en el centro de la ría numerosas embarcaciones salen a su encuentro. Les recibe un gentío, pese a la lluvia, y tocan la banda municipal y la del Regimiento Murcia. Boca Juniors agradece el recibimiento con un telegrama a la Federación: «Al pisar tierra hispana, madre de nuestra estirpe gloriosa, saludámosles con efusión, y en ustedes a los deportistas españoles en nombre de nuestra patria y de los deportistas argentinos. Boca Juniors». A lo que la Federación responde: «Agradecemos efusivo saludo de los brillantes representantes del deporte argentino, no dudando de que su visita servirá para aunar más firmemente los lazos con la madre España. RFEF». El hotel de Boca estuvo rodeado durante su estancia de gente entusiasta y curiosa, que ovacionaba cada vez que algún jugador se asomaba al balcón. Entre ellos estaba Tarasconi, un interior de gran disparo, especialmente célebre porque su nombre salía en el tango Patadura, de Gardel: «Hacer como Tarasca, de media cancha un gol…».

¿Era para tanto? Sí, fue para tanto. Boca Juniors, que empezó ganando al Celta por 1-3 (hubo treinta y cinco heridos por la caída de un tenderete montado fuera del campo, para asomarse por encima de la grada y poder verlo los que se quedaban fuera), jugó un total de diecienueve partidos en Europa, de los que ganó quince, empató uno y solo perdió tres. Además de en España jugó en Alemania (cuatro victorias y un empate) y en Francia, donde ganó su único partido. Las derrotas se produjeron en España, una en la repetición del partido con el Celta, y luego ante el Real Unión de Irún y el Athletic, siempre con el barro como enemigo. (Los vascos se desquitaban así, en parte, de su mala gira.) Tarasca, por cierto, le marcó un gol a Zamora desde veinticinco metros, jugando este para el Espanyol. «¡El gol del tango, el gol del tango!», gritaba la gente.

0 Comentarios

Mostrar