BARCELONA

Robert Cama trabajó con Rosell siendo empleado de Roures

“Era inseparable de Raventós”, comentan exmiembros de esa candidatura, que reconocen que el acusado de ser espía estuvo a sueldo del expresidente.

Robert Cama trabajó con Rosell siendo empleado de Roures
Rodolfo Molina Diario AS

Robert Cama, el ex director de IT (Tecnología de la Información) de Mediapro, que está en el epicentro de la querella que Jaume Roures ha interpuesto contra él, contra el Barça, contra Joan Carles Raventós y las empresas Bonus Sport Marketing (propiedad del ex presidente del Barça) y Socktel Servicios Informáticos, fue el cerebro a nivel tecnológico de la candidatura de Sandro Rosell mientras compaginaba su trabajo para Mediapro.

El año 2010 Sandro se proclamó presidente del Barcelona tras lograr el mayor número de votos en la historia del club. Rosell sumó el 61,3 % de los votos de los electores que acudieron a las urnas. Una cifra descomunal que se basó en una campaña electoral modélica. Una campaña que prestó especial atención a las nuevas tecnologías y a todo lo que hace referencia a la Tecnología de la Información. Y ahí es donde apareció Cama, que por aquel entonces era el director de esa división tecnológica en la empresa de Roures.

Según han revelado a este diario miembros de esa candidatura, “Cama fue el que montó todo el sistema técnico de la candidatura en un local que ahora es un concesionario de coches de alta gama. Estaba desde el inicio y fue el que montó todo el sistema de comunicaciones. Antes le habíamos visto en el edificio de Rosell donde tiene su vivienda en Barcelona y su empresa. Allí era inseparable de Joan Carles Raventós, que era la mano derecha de Rosell en la empresa, que dirigió la estrategia de su candidatura y que entró en el Barcelona con él como responsable de las secciones en el cargo de director general”.

Tras la huída de Sandro, Raventós siguió en el cargo. Curiosamente, Raventós también había trabajado para Roures en Mediapro y parece que fue uno de los que medió ante el entonces ya presidente del Barcelona para que contratara a Cama una vez Roures le despidió por espía industrial.