LA INTRAHISTORIA

Zidane prefiere esperar pero no diría que no al primer equipo

Cree que lo ideal es empezar un proyecto desde julio, pero aceptaría este reto. La ventaja de Zidane es que tiene una gran relación con los pesos pesados del vestuario del Madrid.

0

El pasado junio, cuando el Madrid decidió echar a Ancelotti, Zidane apareció como una alternativa real para el banquillo del primer equipo. Zizou dijo públicamente que si el club requería sus servicios no podría rechazar tal oferta. Después de un año como adjunto de Carletto y otro como entrenador del Castilla, se sentía preparado para dar el gran salto.

Pensaba que entrar después de un gran técnico como el italiano no era lo ideal para él, pero estaba dispuesto a aceptar el reto. No recibió la llamada del presidente y hablaron juntos de este tema, pero no se sintió decepcionado. “El club pensó que no era mi momento”, confesó entonces a su gente más cercana. Además, la perspectiva de empezar una nueva temporada con el Castilla le motivaba. Zizou vivió como un fracaso el no haber clasificado a su equipo para los playoff a Segunda y tenía ganas de cumplir este año ese objetivo. El Castilla ahora va segundo en la clasificación.

Es evidente que Zidane quiere acabar la temporada con un éxito y nunca aceptaría, ahora mismo, una propuesta que no fuera la del Madrid. Es también evidente que, cuando le ofrezcan dirigir al primer equipo, preferiría empezar en julio. Zizou tiene una idea muy clara de la planificación y le gusta controlar todo. Además de intervenir en los fichajes y los descartes. Sabe que lo ideal sería esta situación, sobre todo para un joven técnico que nunca ha sido primer entrenador en Primera. También es consciente de que mucha gente le espera y que algunos esperan que fracase. Por ello, quiere poner todas las ventajas de su lado.

Sin embargo, Zidane se siente muy madridista y es un empleado del club. Y si le llaman para ayudar al club de su corazón no dirá que no. Se pondrá al servicio de los suyos. De la misma forma que un jugador del Castilla sube al primer equipo cuando hace falta, Zizou hará lo mismo si le llaman. Es consciente de que coger un equipo en crisis no es lo ideal, pero también sabe que el vestuario le acogerá con los brazos abiertos. Tiene una relación magnífica con todos los jugadores y ya era muy escuchado por los pesos pesados cuando era el segundo de Ancelotti.