INTER 1 - ROMA 0

El Inter desbanca al Roma del liderato con un gol de Medel

El mediocentro chileno anotó el único tanto del partido en el minuto 30 y los de Mancini adelantan al cuadro romano y se sitúan en cabeza.

0
El Inter desbanca al Roma del liderato con un gol de Medel
STEFANO RELLANDINI

Ganar siete partidos en la Serie A todos por la mínima empieza a ser una señal muy clara sobre la solidez del Inter, que todavía no mostró un gran juego (solo marcó 11 tantos), pero continúa logrando puntos fundamentales en la lucha por el Scudetto. El conjunto de Milán, de hecho, le arrebató el primer puesto de la Serie A al Roma derrotándola 1-0 en San Siro: fue otra victoria muy táctica, firmada por la mejor defensa del Calcio (con apenas 7 goles encajados) capaz de neutralizar, con pocos apuros, al mejor ataque (con 25 dianas realizadas).

Mancini dio la sorpresa dejando a Icardi en el banquillo: el capocannoniere del pasado campeonato solo marcó tres goles en las primeras diez jornadas y el técnico prefirió utilizar un 4-3-3 con la rapidez de Ljajic y Perisic en las bandas y Jovetic en el medio. Garcia, por su parte, tuvo que renunciar a De Rossi por sus problemas musculares, y salió de inicio con Florenzi en la medular. En el primer tramo del choque los nerazzurri dejaron la iniciativa, pero muy poco espacio a los visitantes, que sin embargo tuvieron ocasiones para abrir la lata dos veces con Dzeko, todavía autor de un solo tanto en su primer curso italiano.

El Inter se defendía bien esperando su momento, que llegó en el minuto 30: tras una acción coral de sus compañeros, Medel sacó de la chistera un preciso disparo raso desde lejos que sorprendió a Szczesny y valió el 1-0. La primera parte, muy igualada, no regaló más emoción, mientras que los giallorossi empezaron la reanudación con más pegada. Su problema, entonces, se llamó Samir Handanovic. El meta neutralizó otro testarazo de Dzeko, anticipó a Salah y, en el 62', protagonizó hasta cuatro paradas en menos de 10 segundos, ante Florenzi y otra vez el egipcio. El asalto romano, además, perdió aún más fuerza 10 minutos después, cuando una inútil mano en el medio del campo costó a Pjanic la segunda tarjeta amarilla.

A falta de 20 minutos y con el marcador en contra, el Roma se volcó al ataque dejando, obviamente, huecos para los contragolpes nerazzurri, que pudieron sentenciar con Brozovic y Perisic. Al final, no hizo falta: el conjunto de Mancini, una vez más, demostró con su solidez que un solo gol es suficiente para llevarse los tres puntos. Y esto, en la Liga Italiana, vale muchísimo.