ITALIA

El Nápoles valora sancionar a Zúñiga por unas declaraciones

El lateral se quejó en 'El Tiempo' por no jugar: “No tengo lesiones, quiero aclarar eso. Estoy entrenando, pero no soy tenido en cuenta ni por el cuerpo técnico ni por el club".

0
El Nápoles valora sancionar a Zúñiga por unas declaraciones
GABRIEL BOUYS AFP

Camilo Zúñiga sigue viviendo su personal pesadilla en Nápoles. El lateral cafetero, que lleva dos temporadas casi sin jugar con los azzurri por sus graves problemas en la rodilla, concedió una entrevista a 'El Tiempo', hablando así de su momento: “No tengo lesiones, quiero aclarar eso. Estoy entrenando, pero no soy tenido en cuenta por el cuerpo técnico ni por el club. Es algo muy raro que yo ni entiendo”.

Unas declaraciones que no le gustaron para nada a la directiva partenopea: según informó Kiss Kiss Napoli, radio oficial de la entidad sureña, la entrevista de Zúñiga no fue autorizada por el club, que ahora está valorando sancionar al futbolista. Una situación cada semana más incómoda: el colombiano, al final del mercado de fichajes, estuvo a un paso de ser traspasado al Sampdoria, pero los problemas que bloquearon la operación que habría llevado el mediocentro Soriano al Nápoles también frenaron su fichaje.

Ahora, Zúñiga continúa entrenando con el grupo: sus problemas físicos parecen superados, pero todavía no ha jugado ni un minuto con el técnico Sarri, que tampoco lo lleva al banquillo y nadie, en Italia, conoce con certeza las razones de esta actitud. El adiós con la entidad italiana parece ya seguro, y la entrevista publicada esta mañana confirma las relaciones cada vez más tensas entre las partes: una maldición que parece haber empezado desde que el lateral, en 2013, renovó su contrato hasta 2017 por 3,5 millones en cada temporada, una cantidad enorme que eliminó la competencia de la Juventus, tras los intentos de hacerse con sus servicios durante todo el verano de aquel año. A partir de entonces llegaron lesiones, tensión y el frio actual, con los tifosi que ya viven como un recuerdo las carreras y las fintas de un jugador que, bajo el Vesuvio, se convirtió una estrella. Y que ahora tiene ganas de volver a demostrar lo que vale.