Competición
  • LaLiga Santander
  • LaLiga SmartBank
  • Liga Endesa ACB
  • Premier League
  • Serie A
  • Bundesliga
  • Ligue 1
  • Liga Portuguesa
  • Liga Holandesa
Liga Endesa ACB
Casademont Zaragoza ZAR

-

Montakit Fuenlabrada FUE

-

Herbalife Gran Canaria CAN

-

Monbus Obradoiro OBR

-

UCAM Murcia MUR

-

Kirolbet Baskonia BAS

-

Valencia Basket VAL

-

Movistar Estudiantes EST

-

Premier League
Liga Holandesa
FC Emmen FC Emmen EMM

-

Sparta de Rotterdam Sparta de Rotterdam SPR

-

Feyenoord Feyenoord FEY

-

PSV PSV PSV

-

AZ Alkmaar AZ Alkmaar AZ

-

Ajax Ajax AA

-

Heracles Heracles HCL

-

Utrecht Utrecht UTR

-

Cristiano continúa iluminado

  • 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Real Madrid

29' Benzema

31' Sale Bale entra Kovacic

45' Sale Varane entra Pepe

53' Cristiano

58' Sale Sergio Ramos entra Nacho

62' Cristiano

80' Cristiano

Shakhtar

31' Stepanenko

49' Stepanenko

54' Srna

66' Sale Taison entra Maksim Malyshev

74' Kucher

74' Sale Marlos entra Viktor Kovalenko

79' Maksim Malyshev

82' Sale Gladkiy entra Bernard

GRUPO A | REAL MADRID 4 - SHAKHTAR 0

Cristiano continúa iluminado

Cristiano continúa iluminado

REUTERS

Hat-trick del crack portugués, que prosigue su racha. El Shakhtar plantó cara hasta que su portero regaló el primer gol a Benzema. Buen partido del Madrid, brillante por momentos.

El Shakhtar salió al Bernabéu con cinco brasileños en el once, pero fueron pocos. Hubiera necesitado alguno más, quizá media docena, aunque habría podido canjearlos todos por Cristiano Ronaldo, hat-trick sin despeinarse y ocho goles en dos partidos. Llegará el día (mañana o pasado) en que lo extraordinario acabe por parecernos normal.

La victoria del Madrid, tan contundente como merecida, estuvo favorecida (y en cierto modo afeada) por un regalo del portero y la prematura expulsión de un centrocampista rival, ambos ucranianos. La cantada de Pyatov y la torpeza de Stepanenko (de nombre Taras) terminaron con la emoción de un partido que llegó a tenerla. 

Pensábamos que la constante reinvención del Shakhtar, asediado por los ricos y la guerra, le habría debilitado. Muy pronto descubrimos que no, o no tanto. Todavía luce las virtudes que le han dado fama: la velocidad y el contragolpe, características tan innegociables como flequillo de Lucescu. 

El Madrid lo comprobó en la primera mitad. Se vio presionado en campo propio y exigido en el repliegue, en mayor medida de lo que hubiera podido suponer. No le vino mal el desafío. El equipo de Benítez se aplicó en todas las tareas y lo hizo con brillantez. Tocó bien, se movió rápido y encontró espacios a la carrera y en estático.

El regalo

Prueba de la oposición del adversario es que el Madrid sólo pudo marcar durante la primera mitad gracias al amabilísimo Pyatov. Benzema consiguió el mismo gol que nosotros marcamos con bolas de papel entre las patas de las mesas. Lucescu, que ha contratado 25 brasileños en once años, estará pensando en incluir entre ellos porteros de pelo rizado.

Si el gol de Benzema todavía hizo más daño es porque el Madrid jugaba con diez, por lesión de Bale. El galés abandonó el campo con molestias en la pierna izquierda y fue sustituido por Kovacic, seductoramente intenso.

El Shakhtar, llamado Stajanovets Stalino en tiempos del sóviet, ya sabía que no sería su noche. Lo confirmó Stepanenko (Taras) y lo ratificó el árbitro, Míster Bebek. Ya con los visitantes abatidos, Cristiano remató a la espalda de Srna y el colegiado señaló penalti. Cristiano no le dio tiempo a recapacitar y marcó el segundo.

La pena máxima que facilitó el tercero se aproximó más al penalti convencional, aunque tampoco lo fue totalmente. El balón golpeó en la mano de Azevedo, que la tenía fofa y en tierra de nadie, pero lejos del peligro y la mala intención. Cristiano zanjó de nuevo cualquier tipo de reflexión moral e hizo el tercero, el segundo de su cuenta.

El hat-trick lo completó al cabecear a gol un rechace del portero, que había repelido un disparo de Marcelo. Nadie se acordaba ya de las dificultades del principio, ni de la lluvia de Madrid. Tampoco Cristiano era capaz de recordar el porqué de su proverbial resistencia a jugar de delantero centro.

 

Más vídeos en Antena3

Más vídeos en Antena3

Más vídeos en Antena3

0 Comentarios

Normas Mostrar