REAL MADRID |

“Con Florentino el Real Madrid huele a dinero, no a fútbol”

Es socio desde 1978 y tuvo la firme intención de presentarse a las últimas elecciones, pero le fue imposible reunir el preaval: “Se critica la gestión de Florentino".

“Con Florentino el Real Madrid huele a dinero, no a fútbol”
Javier Gandul

¿Cómo interpreta que el Madrid haya refinanciado su deuda con los bancos?

—Me ha llamado mucho la atención. Sobre todo si como dicen somos el club más saneado del mundo que no tiene problemas de tesorería. Y no han dicho las nuevas condiciones del crédito.

—¿Cómo ha visto la gestión del club este verano?

—Tengo la sensación de que estamos ante los últimos días de Florentino al frente del Madrid. Su declive empezó dos años atrás. Y el verano ha sido esperpéntico. Empezando por cómo se fue Casillas del club. Me indignó mucho que el otro día, en su entrevista en El Larguero, el señor Pérez echara la culpa de la salida de Casillas a los madridistas. Decía que tuviera la afición cuidado de pitar a los jugadores porque podía pasar esto. Mire, el único responsable de lo de Iker es Florentino, que permitió a Mourinho hacer esa labor de desprestigio con Casillas. Él fue el cómplice de Mourinho en esto y el que empezó la cruzada contra el portero. La afición tiene todo el derecho a pitar o a aplaudir a quien quiera del Madrid, incluido a su presidente.

—¿Encaja Florentino la crítica?

—Ahora anda diciendo que están criticando al Madrid por sistema. No, perdone, se le critica a usted y a su gestión. Y no se es antimadridista por ello. Lo fácil sería estar callado, ir al palco, tener entradas y abonos a la carta, viajar con el equipo... La labor de hacer una oposición leal a Florentino es dura, y es madridismo puro. Porque alguien le tiene que decir a este señor qué es lo que está haciendo mal ya que los que tiene alrededor son incapaces de levantarle la voz ni llevarle la contraria. Mi gran ilusión no es llegar a presidir el Madrid, sino que volvamos a ser el mejor equipo del siglo, y estamos muy lejos.

—¿Qué no le gusta del Madrid de ahora?

—Ha perdido totalmente su identidad. Puedes ganar la Champions o no, pero el Madrid era una institución ejemplar de comportamiento tanto con sus empleados como con los demás equipos. El Madrid ahora no es ejemplo de absolutamente nada. Bueno, sí, de cómo no hay que actuar en muchas cosas. Somos un club donde lo único que importa es el dinero. Hemos dejado de oler a fútbol. Y es precisamente a lo que huele nuestro gran rival. Es el momento de que Florentino Pérez se eche a un lado, que algunas cosas buenas que haya hecho por el club se le reconocerán. Yo en contra de Florentino no tengo nada, pero le ha visitado la vanidad, se cree que todo lo hace bien y no admite la crítica. Habría que recordarle una frase que él mismo dijo hace un año.

—¿Qué es lo que menos le ha gustado del verano?

—Me gustará hablar de la pretemporada. Pregúntele a cualquier profesional. Siete amistosos entre el 18 de julio y el 9 de agosto en Australia, China, Alemania y Noruega. Así no se puede preparar la temporada. Me huele a que la pretemporada se elabora en consonancia con objetivos que en nada benefician al Madrid y sí a su presidente. Australia no es un país con tradición futbolística. Pues a la vuelta del equipo nos encontramos con que ACS ha conseguido un contrato de más de 3.000 millones de euros en Australia. “A ver si se cree la gente que porque el Madrid vaya a Australia me dan contratos”, dijo Florentino en El Larguero. Pues yo le pregunto al señor Pérez si los jefes de Estado que le reciben por donde va, lo hacen por ser presidente de ACS o del Madrid.

—Hablaba de pérdida de identidad...

—Un once con un solo español, sin ningún canterano. La gente empieza a sentirse lejos del Madrid. Traemos a Carvajal después de haber sido el mejor lateral de la Bundesliga y parece que no vale. Y le fichamos a Danilo, que no sólo no mejora a Carvajal, sino lo contrario. Es necesaria una inyección de madridismo en el vestuario. Y si la cantera no produce como para abastecer al primer equipo, algo se está haciendo mal ahí.

—¿En qué se traduce esto?

—A mí me paran por la calle y la gente me dice lo desconectada que están del Madrid. Y gracias a Dios que se ha quedado Sergio Ramos. Hay mucho madridista que está harto de cómo se está gestionando el club, y al mismo tiempo, los que son del Atlético o del Barça se sienten afortunados de que Florentino esté ahí. Y a mí eso me pone de los nervios. Porque claro, ¿cómo se pueden juntar dos ridículos a nivel mundial como la despedida de Casillas y el circo de De Gea y Keylor? Eso ha supuesto un bajón de reputación muy grave.

—¿Lo cree?

—A mí se me caían las lágrimas cuando vi cómo despidió el Schalke a Raúl. Con sus hijos, con la gente entregada. Nosotros no hemos sido capaces de hacer eso con él, ni con Del Bosque, ni con Hierro, ni con Casillas… Todo eso es culpa del señor Florentino Pérez.

—¿Le gusta cómo está hecho el equipo?

—Me parece que el Madrid tiene muchos jugadores iguales. No hay estrategia deportiva. Los directores deportivos son Florentino y José Ángel Sánchez. Y fichamos talento, claro, pero por impulsos y sin planificación. Y el talento se le entrega a un profesional que ni pincha ni corta en la elaboración de la plantilla. Aquí la única estrategia que hay es ver a Bale en un cartel gigante en Times Square y querer ficharlo. Y le digo una cosa, el próximo problema que va a tener el Madrid en el campo será el que tengan Bale y Cristiano.

—¿Por?

—Porque Cristiano se ganó la jerarquía en el campo y Bale en los despachos. Por otro lado, me da la sensación de que la relación que tiene Florentino con algunas grandes estrellas del club, como Cristiano o Ramos, no es la mejor.