REAL MADRID

Bale: media hora diaria con Clement para pulir defectos

El ayudante de Ancelotti le entrena en solitario y potencia su capacidad de gol. El objetivo es mejorar su técnica para hacer del juagdor galés un galáctico.

0
Bale: media hora diaria con Clement para pulir defectos
Chema Moya EFE

Gareth Bale lleva dos meses trabajando en solitario con Paul Clement para pulir sus defectos y potenciar sus virtudes. El galés trabaja media hora más diaria que el resto de sus compañeros. El asistente de Ancelotti se queda con él sobre el campo para que se adapte a salir desde la banda derecha (donde ahora juega) y llegar a posiciones de remate. Lo hace con la ayuda de futbolistas voluntarios de la base madridista "aprendemos nosotros casi más que él" dicen los canteranos que apuntan que "Bale es una máquina, un fenómeno".

Los ejercicios que practica Bale son simples: balón a la banda, donde recibe, toca de primeras (el balón vuelve a la banda derecha, a un extremo pasador) y hace la diagonal para entrar en el área y alcanzar posiciones de remate. Una maniobra que ayer repitió contra el Levante en varias ocasiones. Nadie puede hacerlo con la precisión y, sobre todo, con la velocidad que lo hace él. Y Ancelotti quiere exprimirle en esa función.

Otra jugada que está puliendo Bale es su llegada a posiciones de remate al segundo palo, sorprendiendo a los centrales. El galés es imbatible si entra por velocidad, pero le cuesta más encontrar las zonas de remate frente a defensas pobladas. También lo está trabajando.

Uno de los aspectos en los que más está insistiendo el cuerpo técnico con el galés es el trabajo defensivo y táctico. Bale es un portento físico, y uno de los futbolistas más veloces y que mejor explota la banda del mundo. El objetivo del cuerpo técnico del Madrid, y muy especialmente de Paul Clement, es mejorar su técnica y, sobre todo, la parte táctica del jugador, para hacer de Bale un galáctico. Los técnicos han hablado de ello con el galés y le han pedido un esfuerzo de su parte, un reto que el galés ha aceptado de buen grado, comprometiéndose a trabajar para mejorar su repliegue defensivo y ser más solidario con el equipo, uno de los aspectos que más críticas le han generado en los últimos meses. Ese trabajo añadido y diario en solitario está dando sus frutos. Se comprobó contra el Levante.