REAL MADRID

Fiesta de Cristiano: parte de la plantilla blanca está molesta

Parte de la plantilla está molesta por la imagen de ligereza que se ha trasladado tras el cumpleaños de Cristiano, celebrado un par de horas después de la dolorosa derrota 4-0.

0

Parte de la plantilla del Madrid está molesta por la imagen de ligereza que se ha trasladado del equipo tras el cumpleaños de Cristiano, celebrado sólo un par de horas después de la dolorosa derrota 4-0 en el Calderón. Las redes sociales ardían ayer con feroces críticas de los aficionados e incluso se creó un hashtag #lafiestadeladeshonra, que fue trending topic todo el día desde las 12:00h. Hay jugadores que entienden que se les ha metido injustamente a todos en el mismo saco. Cristiano invitó a la plantilla al completo. Asistieron Coentrao, Pepe, Marcelo, Keylor Navas, James, Khedira y Modric. También fue Chendo y del cuerpo técnico Hierro y Paul Clement, que se pasaron con la intención de hacer piña y unir a los jugadores tras el duro palo. Pero no pudieron. Ningún futbolista español acudió a la fiesta, conscientes de que el naufragio deportivo ante el Atlético obligaba a guardar las formas ante una afición dolida. No fueron Ramos, Casillas, Arbeloa, Carvajal, Nacho, Illarra, Isco, Jesé y Pacheco. Tampoco Varane, Kroos (a primera hora de ayer puso un tuit: “Todavía muy enfadado por la derrota”), Lucas Silva, Bale, Chicharito y Benzema.

Según avanzaba la noche, las fotos y vídeos que el artista del reggaeton Kevin Roldán, deseoso de darse a conocer, fue colgando de manera inconsciente en las redes sociales, mostraron en qué desembocó la reunión del In Zalacaín. Marcelo, James y Keylor cantando con una sonrisa de oreja a oreja el hit ‘Si no te enamoras’ junto al artista, con el que el propio Cristiano, ataviado con un sombrero, también hizo dúo. Muchas sonrisas y despreocupación, en definitiva, que contrastaban con el estado de frustración de la afición.

Fue muy criticada la presencia de James (80 millones de euros), operado de una fractura en el pie el pasado jueves, y de Khedira, que se había lesionado en los isquiosurales sólo unas horas antes (hoy se le realizan pruebas). Pepe y Modric (que acudió según asegura su entorno no por falta de prudencia sino por cortesía con el jugador homenajeado y el equipo) también están lesionados.

Florentino revivió viejos fantasmas con la fiesta de su jugador franquicia, como ya sucedió con Ronaldo en el declive de los Galácticos. Pidió explicaciones enfadado, pero lo cierto es que en el club se conocía la existencia de la fiesta y la fecha (el día del derbi) y nadie hizo nada para recomendar que se cambiara. Nadie pensó en la posibilidad de un naufragio deportivo de tal calibre en el Calderón. “Se ha podido cargar en una noche todo el prestigio y la buena imagen cosechada con tanto esfuerzo”, se llegó a escuchar en los despachos sobre el crack, que sigue teniendo el aval de sus 288 goles en 278 partidos. Personas del entorno de Cristiano incluso hablaron con él tras el derbi para que anulara el evento. Pero ya era tarde, con muchos invitados hospedados en hoteles de Madrid llegados ex profeso. Cristiano salió del Calderón mirando el reloj, obviando los gritos de algunos aficionados (“¡Qué vergüenza!”). Del resto, de hacer pública la fiesta, se encargó el maestro Kevin Roldán y su crew.