Mi verdad sobre el Mundialito

Mi verdad sobre el Mundialito

Estos días me he cansado de leer y escuchar comentarios presuntamente graciosos, cuyo eje común es mofarse del nivel del Mundial de Clubes. Que si es el Torneo de la Galleta, el Carranza del invierno, Torneo de Navidad... Se trata, en suma, de dar a entender que la conquista del Madrid posee un mérito tan relativo que casi no conviene tenerlo en cuenta. Vamos, que este Mundialito (el apodo tampoco le ayuda al torneo al tener un poso despectivo) lo podía haber ganado cualquiera, y ese cualquiera ha sido en este caso el Madrid de Ancelotti.

Pero a mí no me engañan. Ni a ustedes. Para empezar, este Mundial sólo abre su puerta a los campeones de las diferentes Confederaciones repartidas por el planeta. Sólo puede ir uno de Europa: el campeón. Les aseguro que el sábado estaban viendo la final por televisión el Barça, el Manchester United, el City, el Bayern, la Juve, el PSG... Sólo el Madrid, como campeón de la Décima y vigente campeón de la Champions, tenía derecho a estar en Marrakech. Los demás, sofá y palomitas...

Además, voy a repasar con ustedes el historial del Mundialito. En 2000, el Corinthians fue campeón. En 2005, el Sao Paulo ganó al Liverpool (1-0). En 2006, fue el Barça de Ronaldinho el que mordió el polvo y perdió en la final con el Internacional de Porto Alegre (1-0). Y en 2012 fue el Chelsea el que sucumbió en la final con el Corinthians (1-0). O sea, que de las once ediciones disputadas, el campeón de Sudamérica tumbó cuatro veces al europeo de turno. Eso se lo tienen calladito los que se burlan del éxito alcanzado por el Madrid en Marruecos. Lo que pasa es que el San Lorenzo vendió a sus dos estrellas y no ha sido el gran equipo argentino que se esperaba. Pero imagino que el Sao Paulo, el Porto Alegre y el Corinthians también vendieron jugadores en esos años en los que fueron campeones. Estos clubes viven de sus traspasos a los clubes europeos y siempre será así. ¿O no?

Lo que hay que hacer es lo que hizo el Madrid. Meterle cuatro al Cruz Azul (campeón de la CONCACAF) y 2-0 al equipo del Papa Francisco. El Madrid es el mejor equipo del Mundo y basta ya de ponerle palos en los radios de las ruedas. Lo importante es que la tropa de Ancelotti ganó en Marrakech la undécima edición del Mundialito. Undécima. Palabra bonita. ¿Les suena? Para mí que es premonitorio...

Comentarios

Comentarios no disponibles