MUNDIAL DE CLUBES | CRUZ AZUL

La FIFA se lleva el Real Madrid-Cruz Azul a Marrakech

La FIFA anunció este mediodía el cambio de sede debido al mal estado del césped del Moulay Abdellah de Rabat a causa de la lluvia. El técnico del Cruz Azul ya lo había pedido.

Rabat
0

La FIFA hizo oficial un comunicado en el que explica que el encuentro de semifinales del Mundial de Clubes entre Real Madrid y Cruz Azul se disputará en Marrakech y no en Rabat, como estaba previsto. El máximo organismo del fútbol mundial toma esta decisión tras la disputa anoche del partido entre el conjunto mexicano y el Wanderers Sidney, en el que quedó claro que el estado del césped del estadio Moulay Abdellah de Rabat no era adecuado para la práctica del fútbol.

"Debido a las dificultosas condiciones de la cancha del Prince Moulay Abdellah de Rabat, el comité organizador de la FIFA decidió mover el partido a Marrakech tras consultar con el comité organizador local", señaló el ente rector del fútbol mundial en un comunicado. El encuentro arrancará a las 19:30 hora local (la misma GMT), agregó la FIFA, que agradeció a los equipos y a los patrocinadores por su flexibilidad. "Las personas que tengan entradas serán informadas en la web", explicó la FIFA en una nueva jornada de lluvias en Rabat.

Hoy mismo el técnico de Cruz Azul, Luis Fernando Tena, ya lanzaba esa misma propuesta en AS despuñes de que las imágenes del chapuzón de Pavone celebrando el 2-1 ante el Sydney Wanderers o los operarios del Moulay Abdellah achicando agua con esponjas dieran la vuelta al mundo. En ese césped se disputaron ayer dos partidos del Mundialito y en poco más de 48 horas debía jugar el Real Madrid allí su semifinal, con el consiguiente pánico en el club blanco a las lesiones que pudieran producirse. Luis Fernando Tena, técnico del Cruz Azul, sufrió ayer desde la banda el chaparrón y el mal drenaje de un ya delicado terreno de juego antes de que comenzara el Mundialito el pasado viernes (en este mismo estadio): “Yo diría que si cambian el juego a Marrakech en vez de en Rabat sería una buena opción. Se vería un mejor espectáculo y habría unas condiciones de seguridad. Queremos jugar contra el Real Madrid, pero en condiciones normales”.

Mauro Formica, delantero del Cruz Azul, explica la tortura que sufrieron ayer durante 120 minutos de juego: “El balón se queda, si la tienes controlada la pelota se queda… Es muy peligroso. No obstante, si el campo de juego presenta estas condiciones sería una ventaja para nosotros”. Tena subrayó que el problema fundamental es la lluvia: “En México me tocó algunas veces jugar así, pero con tanta agua en el pasto no se podía jugar al fútbol. Cuando empezó el partido no estaba tan mal y luego se fue poniendo peor. Ojalá lo puedan arreglar en tres días, no está fácil”. Popovic, técnico del Sydney Wanderers, se quejó a la FIFA del estado del césped: “Nuestro partido contra el Cruz Azul se debería haber suspendido”.

Rabat ha amanecido esta mañana con ligera llovizna. Esta noche y mañana también se esperan leves precipitaciones que en cualquier cosa pondrán más difícil el trabajo de los operarios de jardinería que, desde primera hora de la mañana, se han puesto manos a la obra en busca del milagro. La organización ha optaado por el cambio de sede pese a que está todo el papel agotado (46.000 entradas) para la semifinal entre el Real Madrid y Cruz Azul (martes, 20:30 horas). Marrakech, a 324 kilómetros por carretera desde Rabat, acoge también la semifinal entre San Lorenzo y Auckland City el miércoles, así como la final del Mundialito el próximo sábado.

Sigue el Clásico Barcelona - Real Madrid en directo con AS.com