La derrota del fútbol

La LFP se ha propuesto erradicar a los grupos ultra en 24 meses

La LFP aprobará una norma para cerrar parcialmente las gradas por insultos. Se creará un listado oficial de grupos ultras (ahora no existe) y se regulará la venta de entradas.

0

La LFP se ha propuesto erradicar a los grupos ultra en 24 meses, antes de que termine 2016. En la Comisión Nacional Antiviolencia, convocada de urgencia ayer en el CSD, Javier Tebas presentó una batería de medidas con un propósito de enmienda que él mismo resumió en esta frase: “Es el fin de los ultras, acabaremos con ellos”. La LFP aprobará una norma para cerrar parcialmente las gradas por insultos, al considerar que los mismos suelen partir casi siempre de los sectores ocupados por los radicales. La norma tendrá parecido a la que la UEFA implementó en su Congreso extraordinario de junio 2013 y por la que dos sectores del Bernabéu, 120 y 122, fueron cerrados en mayo de este año. La Liga irá más allá y añadirá a los insultos por racismo “cualquiera que menoscabe la dignidad”.

La LFP también creará, de acuerdo con la Policía Nacional y el CSD, un listado oficial de grupos ultras que a día de hoy no existe. Cualquier club que tenga relación directa con ellos para financiación u otro tipo de colaboración será objeto de sanción inmediata.

Además, se va a aprobar un reglamento de venta de entradas. Sólo se podrán facilitar localidades a otros clubes con permiso de la LFP, que controlará que la venta sea nominal para evitar episodios como el sucedido este fin de semana. Aunque a día de hoy está reglamentado que los clubes deben dejar un cinco por ciento de entradas para el visitante, no existe norma que controle a quién se vende esas entradas.

Italia va a ser modelo en otra de las medidas que se atacará. La idea es prohibir viajar a cualquier grupo ultra (o no) que genere un foco de conflicto en alguna ciudad. La medida ya existe en países como Argentina pero la legislación que quiere adoptar la LFP es la del Calcio. Existe el consenso entre Liga, FEF (aunque ésta no presentó ayer ninguna propuesta en la reunión) y CSD de que estas ideas funcionarán porque podrían tener efectos colaterales a otros sectores de la misma afición y que serían ellos los que reprenderían a los ultras.

Además, la LFP repitió ayer en Antiviolencia su intención de elaborar un Código Ético para medios de comunicación a pactar con la Asociación Deportiva de la Prensa. El fin, bajar el tono del discurso y el lenguaje en ciertos espacios que, en opinión de los expertos, elevan el tono.

La clase dirigente política, representada por Miguel Cardenal, respaldó las propuestas de Tebas: “Va a haber un antes y un después. Los clubes son los que han propuesto acabar con los ultras. Este viaje lo han realizado ya algunos equipos y no hay marcha atrás”. El jueves, primera cita en el CSD.