Messi caza a Raúl y mete a un Barça con dudas en octavos

  • 1ª Parte
  • 15'
  • 30'
  • 2ª Parte
  • 60'
  • 75'
  • 90'
Ajax

8'

33'

39'

61' Sale entra

70'

71' Sale entra

79' Sale entra

Barcelona

7'

35'

41'

44'

74' Sale entra

75'

79' Sale entra

82' Sale entra

GRUPO F | AJAX 0 - BARCELONA 2

Messi caza a Raúl y mete a un Barça con dudas en octavos

Dos goles del argentino le sirvieron para igualar al exmadridista como máximo goleador de la Champions. El Barça sufrió mucho en la primera parte. El Ajax acabó con diez.

El Barça superó el trago del Amsterdam Arena venciendo al Ajax con más eficacia que juego asegurándose así el pase a los octavos de final de la Champions Legue. Queda por determinar si lo hará como primero o segundo de grupo en su duelo con el París Saint-Germain.

Aferrado al talento de Messi, que lideró al equipo en los momentos más difíciles y a un par de decisiones arbitrales que ayudaron lo suyo en la primera parte cuando el equipo de Luis Enrique no sabía como achicar el agua que se le acumulaba en el balcón de Ter Stegen, el argentino fue el elemento decisivo de un partido en el que luis Enrique volvió a castigar a Piqué con la suplencia.

Leo, que con sus dos goles iguala el registro de Raúl como máximo goleador de la máxima competición continental con 71 tantos, fue el origen y el final de todo lo bueno que tuvo el Barcelona en Amsterdam, donde el Ajax volvió a pecar de pardillo.

Messi apareció para marcar el 0-1 de cabeza en la primera parte cuando peor lo pasaba el Barça y en la segunda parte dominó el partido a su antojo. Expulsó a Veltman a base de encarar en unas cargas heroicas él solo a toda la defensa ajacied, que no tenía otra manera de pararle que no fuera tirándole al suelo. Se fabricó con el apoyo de Pedro el segundo gol, que le permitía igualar a Raúl como máximo goleador de la Champions, y le dio a Suárez un par de pases para que se estrenara como goleador en el campo que le lanzó al estrellato. Pero no era el día del uruguayo. Suárez se pasó la primera mitad del partido perdido en la banda y en la segunda intervino más en el juego, pero Luisito antes de chutar sigue mirando antes dónde está Messi. Un síndrome habitual en los delanteros que conviven con el astro argentino. Ya se le pasará.

El partido estuvo claramente dividido en dos mitades que coincidieron con cada una de las partes. En el primer tiempo, el Ajax dominó el partido y mereció el premio de algún gol. Fueron los momentos en los que el Barcelona no sabía a que jugaba, cuando Alves era una máquina de perder balones y era retratado constantemente por Andersen, cuando Veltman mandaba en la zaga holandesa, El Ghazi llevaba a la defensa culé por el camino de la amargura y Serero imponía su ley en el centro del campo. Y por si fuera poco, Proença ayudó al Barça al tragarse un par de jugadas muy discutibles en el área barcelonista.

Cuando peor lo pasaba el Barcelona, Bartra luchó con fe un balón imposible en ataque aprovechando que Cillessen había salido a por uvas y colocó un centro al área que Messi remató a gol aportando un balón de oxígeno a los catalanes.

Con el 0-1 a favor, el Ajax se deshinchó y el Barcelona en la segunda parte controló un partido que hasta ese momento pintaba muy mal. En el segundo tiempo, con Messi apareciendo por todo el campo, el Barça se pareció al Barça y el Ajax apenas pudo crear peligro. Un remate de Milik de cabeza al poste fue la única aproximación de los locales en una jugada aislada. Quedó en un susto porque a continuación, Messi marcó el segundo en combinación con Pedro tras haber forzado la segunda amarilla de Veltman.

A partir de entonces, el Barça ya navegó en aguas tranquilas, manteniendo el control del partido y asegurando la posesión. El Barça se volvió a aparecer al Barça a través de Messi, que es el salvavidas que cualquier entrenador quisiera tener en momentos de agobio.

Comentarios

Comentarios no disponibles