Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank

Sanción de un partido de clausura a Rumanía y Hungría

UEFA

Sanción de un partido de clausura a Rumanía y Hungría

Sanción de un partido de clausura a Rumanía y Hungría

Fue por los incidentes en el último duelo entre ambas y se cumplirá en el próximo encuentro como local de cada una en la fase de clasificación de la Euro '16.

El Comité de Control, Ética y Disciplina de la UEFA ha sancionado a las Federaciones de Rumanía y Hungría con un partido de cierre parcial de sus estadios en el próximo encuentro de cada una como local en la fase de clasificación para la Eurocopa 2016 por los incidentes en el último duelo entre ambas selecciones.

También impuso una multa de 32.000 euros, en el caso de Rumanía, y 30.000 para Hungría, por lo ocurrido en el citado encuentro entre los dos equipos en el grupo F de la fase de clasificación para el torneo continental, disputado el pasado 11 de octubre en Bucarest y que terminó con empate a dos, anunció la UEFA en un comunicado.

El Comité de Control y Disciplina atribuye a los aficionados rumanos el "lanzamiento de bengalas y cohetes, el uso de puntero láser, disturbios de público" y la exhibición de "banderas ilícitas" y sanciona a su federación con el cierre parcial del estadio elegido como sede "y en particular el sector de 122" del Arena Nacional de Bucarest, en su próximo partido oficial como local.

En el caso de la Federación Húngara de Fútbol, dicho comité sanciona el "comportamiento racista, el lanzamiento de bengalas y cohetes y los disturbios de público (destrucción y lanzamiento de asientos)" de los seguidores húngaros en ese encuentro con un partido de cierre parcial de al menos un sector con 2.500 asientos en el próximo choque de competición de su selección en casa.

Además, el Comité de Control, Ética y Disciplina de la UEFA "ordena" a la Federación Húngara que contacte con su homóloga rumana en un plazo de "30 días" para la "liquidación" de los daños causados por sus aficionados durante el duelo disputado en Bucarest.

Después del anuncio de esas decisiones, contra las que pueden apelar ambas federaciones, la UEFA insistió en que "la lucha contra el racismo" es una "máxima prioridad" para el organismo. "Todas las formas de comportamiento racista son consideradas serias ofensas contra el reglamento disciplinario y son perseguidas con las sanciones más severas", añade en el comunicado.

Comentarios

Comentarios no disponibles