Augsburgo 2 - Borussia Dortmund 3

El Dortmund vuelve a asustar en Liga con una exhibición de Reus

El Borussia venía de perder en casa ante el Leverkusen pero el alemán marcó el primer gol y dio el segundo en 13 minutos. En la recta final, el Augsburgo apretó.

0

No se podía tildar de inicio dubitativo el primer partido del Borussia en esta Bundesliga, una dura derrota en casa ante el Leverkusen (0-2). No caben dudas cuando, una semana antes, los mismos jugadores habían dominado al Bayern del doblete en la Supercopa alemana, sólo se podía tratar de un decepcionante tropiezo. Ante el Augsburgo, los de Jurgen Klopp sumaron sus primeros puntos y, al contrario de lo que sugiere el marcador, demostraron que son el único equipo que puede levantarle el trofeo de la regularidad a Guardiola. El 2-3 no fue más que una consecuencia del 3-0: tras 80 minutos de exhibición, los jugadores del Dortmund optaron por marcharse antes de tiempo a vestuarios y, ante la insistencia de los locales, regresaron al campo para hacer los 'bises'.

El protagonista de la noche fue Marco Reus: a los diez minutos de partido encabezó una jugada individual, se apoyó en Aubameyang con una precisa pared y definió con calidad ante Hitz. Reus, que se perdió el mismo Mundial que ganó su país por lesión, era el jugador estrella de aquel combinado. Al no comparecer en el escaparate más importante se ha quedado sin ofertas rimbombantes en el mercado, lo agradecerán en Dortmund. Dos minutos después sirvió a Sokratis un córner para que marcara el segundo.

Entonces el partido entró en un ida y vuelta de 70 minutos. Cuando se acercaba el Augsburgo caían en fuera de juego y si la tocaba el Dortmund la pendiente del césped parecía inclinada a su favor. Terminó cuando llegó el tercer tanto (79'). Un remate desde fuera del área tras un saque de esquina fue rechazado por el meta, el colombiano Adrián Ramos cazó el despeje y lo dejó en la red. Con el Augsburgo de retirada, Bobadilla hizo un sorprendente gol del honor. Klopp sustituyó a Reus y el Dortmund se volvió impreciso. En el 90', Matavz marcó de cabeza para disfrazar la exhibición de victoria por la mínima. No lo consiguió. Una vez se marchó Reus, el partido ya había terminado.