REAL MADRID

Ancelotti: “Di María debe estar el 5 de agosto en Valdebebas”

El técnico italiano se resiste a la salida del internacional argentino y mantiene el pulso con el jugador, que quiere irse, y el club merengue, que desea hacer caja.

Los Ángeles
0

CANAL+

Ancelotti se resiste a la salida de Di María. Le quiere retener a toda costa y después del partido ante el Inter el italiano volvió a insistir en su postura al preguntarle sobre la salida del Fideo. “No tengo noticias sobre eso. De Di María sé lo mismo que de los otros. Ha terminado el Mundial y el 5 de agosto debe estar en Valdebebas”, aseguró en la sala de prensa del California Memorial Stadium. Vital en la final de la Champions e imprescindible en la final de Copa sin Cristiano, el jugador argentino se convirtió la temporada pasada en su hombre clave. Fue el futbolista que le dio equilibrio en el 4-3-3, que ayudó a los dos centrocampistas en defensa y acompañó a Cristiano, Bale y Benzema en ataque.

Pero Ancelotti se encuentra solo en esta batalla. Por un lado choca con la decisión del jugador de marcharse. Nunca se ha sentido valorado por los dirigentes blancos y ya tiene un acuerdo con el PSG, que sí le pagaría lo que pide (alrededor de ocho millones netos anuales). De hecho, está apremiando a los dirigentes parisinos porque no quiere verse obligado a incorporarse a la pretemporada con el Madrid el 5 de agosto. Y por otro lado, se topa con el club, que quiere hacer caja con Di María para pagar los fichajes. En la planta noble del Bernabéu están tratando de hacer ver a Ancelotti que no se puede desperdiciar la oportunidad de traspasar al argentino por los 75 millones que ofrece el PSG (sería la venta más cara del fútbol español por encima de los 60 millones que pagó el Madrid al Barça por Figo) para conseguir otro equilibrio, el financiero. Los fichajes de James (80 millones) y Kroos (30) y las ventas de Morata (20) y Sahin (8) dejan un balance negativo en caja de 82 millones. Además, no gustan las formas del argentino dentro del club. Más allá de su famoso acomodo en el Bernabéu, en las oficinas se encuentran cansados de sus formas de pedir las cosas.

Pero Ancelotti se resiste a las exigencias del jugador y del club. Y no da puntada sin hilo. Es tanto su interés en que Di María siga que el propio técnico sorprendió a los dirigentes blancos con sus declaraciones tras el encuentro ante el Inter renunciando a fichar un nueve: “En esta plantilla podemos jugar muy bien con varias opciones que tenemos. Primero contamos con Benzema, que es muy fiable. Además, Isco puede jugar de falso nueve. No es importante tener un delantero centro que marque muchos goles sino futbolistas que den balones a Bale y Cristiano. No vamos a buscar otro delantero porque no lo necesitamos”. Estas declaraciones contrastan con las que hizo el mes pasado cuando aseguró que si Morata se marchaba, el Madrid se lanzaría a por un delantero para suplir al canterano. De hecho, el club ya había hecho movimientos para traer este verano a Falcao (siguen a la espera de ver cómo responde su rodilla en los partidos de pretemporada del Mónaco) o Lukaku.

Recuerda esta situación a la vivida la temporada pasada con Coentrao. A punto de salir al Manchester United durante el verano, Ancelotti apostó por la continuidad del lateral portugués pese a que el futbolista deseaba salir y se encontraba prácticamente repudiado por su falta de interés. A la postre, fue vital para Ancelotti, sobre todo, en las semifinales de Champions ante el Bayern y la final ante el Atlético, donde ofreció su mejor versión desde que llegó al Madrid en 2011 por 30 millones de euros. Más lejano, no obstante, quedan los intentos de Pellegrini por mantener a Robben y Sneijder en 2009 en pos del equilibrio...