Competición
  • Champions League
  • LaLiga SmartBank
  • Copa Argentina

El Getafe sigue atascado

GETAFE 0 - VALLADOLID 0

El Getafe sigue atascado

Séptima jornada consecutiva sin ganar del Getafe, que continúa metido en problemas. El Valladolid no sale de los puestos de descenso.

Madrid

El partido fue un 0-0 de esos en los que ni siquiera se puede destacar a los porteros. Ni a nadie. Ni vale el tópico de que las defensas se impusieron a los ataques. Tampoco. El Getafe no creó ni una ocasión de peligro hasta el minuto 91, un trallazo al palo de Castro. Le cuesta un mundo hacer goles y esta vez no pudo usar ni el comodín del balón parado. La apatía volvió a apoderarse del equipo azulón, que enlaza ya siete partidos sin ganar en Liga. Aún no han saltado las alarmas, pero el Coliseum ya castigó a su equipo y al técnico con varias pitadas.

Algo más hizo el Valladolid, sin excesos. Fueron mejores los pucelanos, a pesar de llegar sin Ebert ni Óscar, pero igualmente se les apaga la luz cuando llega al área rival. Su mejor oportunidad también se topó con el poste. En el minuto 15, Rueda peinó un centro lateral y el balón rozó el palo por fuera. La tarde prometía, parecía animada, pero ahí quedó la cosa.

En el Valladolid, el mejor fue Rukavina. Como apenas tenía trabajo en defensa, se dedicó a subir la banda derecha con insistencia, aunque luego sus centros no encontraban rematador. La lista de méritos pucelanos del primer tiempo tampoco es muy larga: Víctor Pérez enganchó de volea un balón suelto y rozó el palo y luego Moyá salió a tapar un remate de cabeza de Javi Guerra. La del Getafe se limita a un pase desde 60 metros de Borja que se comió Mariño pero se perdió junto al palo y un libre directo de Pedro León manso a las manos del portero.

Tras el descanso, el partido se volvió aún más cansino. Guerra desaprovechó un balón muerto en el área mandándolo fuera. El Geta lo veía tan negro que ya intentaba colgar al área faltas desde 60 metros, pero así tampoco. Las imágenes de la grada con la gente bostezando o mirando el móvil eran un buen resumen de la velada. Las entradas de Sarabia, Manucho y Rama agitaron un poco el partido, pero lo que de verdad lo animó fue el derechazo de Diego Castro contra el palo. El tiro sí mereció premio, pero no habría sido justo. El encuentro fue de empate por falta de argumentos. Al Valladolid le da un poco de aire y confianza; al Getafe le deja lleno de dudas y a su gente no le gusta un pelo. Así se lo hizo saber.

Comentarios

Comentarios no disponibles