Jordi Cases: el socio que originó la despedida de Rosell

BARCELONA

Jordi Cases: el socio que originó la despedida de Rosell

Jordi Cases: el socio que originó la despedida de Rosell

Toni Albir

DIARIO AS

El socio, farmacéutico de profesión, pidió en un burofax información sobre el fichaje de Neymar. No le hicieron caso y presentó una querella que ha sido admitida a trámite.

Jordi Cases, farmacéutico de profesión y socio del Barça, ha sido clave en la dimisión de Sandro Rosell como presidente del Barcelona. Su ideal de transparencia le llevó a provocar, casi sin quererlo, un verdadero tsunami con el fichaje de Neymar entro otros muchos asuntos. En su día pidió mediante un burofax información sobre las partidas en la contratación de Neymar y, como no se la dieron, se querelló a la Audiencia Nacional por ausencia de información. Ahora, la justicia ha admitido a trámite la querella.

Residente en Esparraguera y nacido en Olesa, Cases ha sido una pesadilla para la Junta de Rosell. Comenzó su bombardeo con el aterrizaje de Qatar al club, siguió con la polémica y fracasada creación de la grada de animación, además de encararse con Rosell por el fichaje de Neymar.

En 2011 ya metió el dedo en la llaga con Consulta Qatar, una plataforma de socios dispuesta a bombardear la estampación en la camiseta del primer equipo de Qatar Fundation. Trabajó duro para evitar que fuese una votación a mano alzada la que activase la publicidad, pero no le dio como para frenar el asunto. Y en vez de hundirse, siguió. Formó la plataforma Go Barça junto con Joan Arnés. A finales de septiembre de 2013 trataron de interponer una moción de censura a Rosell, pero tras tres días de reflexión se dieron cuenta que lograr 36.000 firmas era imposible. Se retiraron. Pero no abandonaron.

Con Rosell apartado, parece que Cases no se conformará. Junto con su abogado, Felipe Izquierdo, valora querellarse también contra Javier Faus (vicepresidente económico) y Josep Bartomeu, el que era vicepresidente deportivo y ahora es el nuevo presidente del Barça. Habrá que ver si la pesadilla de Rosell es también la de ‘Barto’.

Comentarios

Comentarios no disponibles