Estás leyendo

Olabe, de Aspire: “Qatar tendrá un equipo competitivo en 2022”

TORNEO DE QATAR

Olabe, de Aspire: “Qatar tendrá un equipo competitivo en 2022”

Olabe, de Aspire: “Qatar tendrá un equipo competitivo en 2022”

Reuters

El ex portero de la Real Sociedad trabaja actualmente en la Aspire Academy como director de fútbol, una gran experiencia en un país lleno de oportunidades.

Uno entra en la Academia Aspire, en Doha, y escucha hablar casi más español que árabe… ¿Cuántos técnicos de España son?

Bueno, ahora mismo tenemos a Mikel Antía de coordinador del Departamento de Fútbol, a Óscar Fernández de entrenador Sub-16, a Félix Sánchez de entrenador Sub-19, a Iñaki Ulloa de responsable del área de porteros, a Miguel Ángel Ramírez con la generación de 2001 y a Juan Luis Delgado en el departamento de scouting. Eso, más todos los que integran cuerpos técnicos como preparadores físicos, por ejemplo.

Más usted, claro, Director de Fútbol de Aspire Qatar. ¿Nos explica en qué consiste todo esto?

Aspire es un centro de alto rendimiento. Está en medio de clubes y federación en Qatar. El método de trabajo es como el de los franceses, entre semana tenemos a los jugadores y el fin de semana juegan con sus clubes. La academia prepara a los talentos para las diferentes selecciones nacionales. Tenemos chicos desde los 6 a los 18 años y les preparamos en términos de élite. Queremos hacer un trabajo de línea de sucesión pensando en el Mundial, que los que tenemos ahora en categorías inferiores sean los que estén entonces en la absoluta.

¿Y cómo marcha el reto?

Por primera vez hemos clasificado en una misma temporada para la Copa de Asia a la Sub-16 y a la Sub-19, que son los mismos equipos que trabajamos nosotros en la academia pero actuando como selección. Hay que consolidarse en la región y después en Asia para poder competir en el mundo. Creo que tenemos talento, teniendo en cuenta que viven 2 millones de personas en este país pero sólo 400.000 son qatarís.

¿El fútbol interesa en Qatar?

Tenemos el problema de la cultura deportiva y de esfuerzo. Hay más talento que hábito. El objetivo es generar una cultura de entrenamiento. Jugar al fútbol en Qatar no es una prioridad. Así como en España a los niños les gusta soñar con ser futbolistas, aquí no. A los chicos les cuesta venir a entrenarse. Hemos hecho encuestas entre los niños qatarís y el fútbol no está entre las cinco profesiones más deseadas por ellos. Prefieren ser arquitectos, abogados, empresarios… Pero tampoco podemos tener un espíritu militar. Hay que ir ganándose poco a poco a los chicos.

Las diferencias con España, de donde provienen, son inmensas.

Pues sí. Para empezar tenemos un censo de población limitado. Si no hay un lateral izquierdo de nivel, no va a salir otro de repente. No existe. Tenemos que ir trabajando con lo que hay. Los chicos deben tener la sensación de que el fútbol puede ser su futuro.

Más que un problema deportivo, es casi un problema emocional.

Está claro. A los partidos de liga van 300 personas al campo. Cuando vamos de gira por Europa intentamos que los chicos vayan a partidos con 30.000 y a otros de su categoría para que comparen con los suyos en Qatar. Intentamos que aprendan estas cosas. Les estimulamos en los entrenamientos con la intención de que al día siguiente vuelvan. Fíjese: en época de exámenes los chicos nunca se entrenan. Tenemos que pedir permisos especiales a los padres para que lo hagan, casi al contrario de lo que pasa en España.

¿Por qué Aspire ha apostado por entrenadores españoles?

Los técnicos españoles en el departamento de fútbol estamos en torno al 10%, hay de otras muchas nacionalidades. En España ahora mismo tenemos una sensibilidad especial por el desarrollo del joven jugador. Y no ha sido sólo necesidad económica. Hay gente que cree en ello. Necesitábamos gente que sintiese algo especial por el desarrollo de los jóvenes y son los que hemos traído.

Pero es verdad que en el extranjero se valora mucho el trabajo formativo que hay en España.

Desde luego. Antes el que salía de España era porque se lo merecía él… Nosotros nos beneficiamos del éxito que ha tenido el fútbol español y debemos asumir esa responsabilidad. España nos ha puesto ahí, pero no podemos dejarlo ahora estancado.

Están jugando ante los mejores equipos juveniles del mundo para encontrar resistencia de verdad…

Sí, sacamos a los equipos de gira habitualmente y mandamos a jugadores durante la temporada cedidos a varios conjuntos de Europa. Hay en el Madrid, en el Villarreal, en el Fortuna Dusseldorf, en el Salzburgo… Entendemos que los jugadores que acaban su ciclo en la academia necesitan seguir formándose. De los 18 a los 21 perdemos muchos chicos porque la liga no es potente. Pasan de entrenarse durante toda la semana con nosotros a hacerlo pocas horas con los clubes. Salir fuera les viene muy bien para que no pierdan ese hábito de ir a entrenar.

¿Harán de Qatar un equipo de nivel para 2022?

Cada día que conseguimos algo es un éxito. Si pensamos que 2022 está muy lejos nos equivocamos; y si creemos que llegará y pasará, también. Hay que ir poco a poco preparándonos para competir. Yo estoy seguro de sí habrá un equipo competitivo en 2022.

Nunca un país había montado un plan como este, con tantos años de margen y apostando por la base, para construir un equipo con el que ser fuerte en su propio Mundial.

Tampoco nunca un país había organizado un Mundial con tan poca cultura futbolística detrás. No tanto en la organización de eventos, sino en la competitividad deportiva de un censo de población tan bajo. No es fácil crear equipos colectivos en varios deportes en este contexto. Y ahora mismo Qatar está trabajando muy bien en varias modalidades.

¿Y las nacionalizaciones? ¿Es verdad que la academia internacional de Aspire tiene como objetivo nacionalizar jugadores que está recolectando por todo el mundo por si los qataríes con los que trabajan ustedes no dan el verdadero nivel?

Aspire Internacional es otra cosa, está al margen de nosotros. Lo que sí le digo es que en Qatar tenemos una autolimitación al respecto. El país es el tercer máximo productor de gas del mundo y quiere preservar su producto. Por eso si yo tengo un hijo en Qatar, mi hijo no es qatarí. En otros países no es así. La FIFA te deja elegir nacionalidad si tú naces en un país pero tus padres son de otro. En Qatar en ese caso no te dejan jugar con ellos. Eres nacido en Qatar pero sudanés o yemení, por ejemplo. Por otra parte, la FIFA dice que si un jugador pasa de los 18 a los 23 años en otro país diferente al suyo entonces sí es nacionalizable por el segundo. Pero, incluso en esos casos, Qatar decide si dar el pasaporte o no. Por lo tanto, nacionalizar no es el objetivo. De hecho, sacarlos de nuestra liga como muchas veces hacemos choca con la normativa FIFA de los cinco años en un país diferente al tuyo. Y, sin embargo, creemos que es lo más productivo para todos.

Comentarios

Comentarios no disponibles

También te puede interesar